Compartir
Publicidad

La Organización Mundial de la Salud quiere que en 2023 el mundo esté libre de grasas trans

La Organización Mundial de la Salud quiere que en 2023 el mundo esté libre de grasas trans
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Allá por 2015 la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos le veía las orejas al lobo y decidía dar tres años a las empresas para eliminar las grasas trans de sus productos, considerándolas en buena parte la causa de la creciente epidemia de obesidad infantil y de enfermedades cardiovasculares que comenzaban a despuntar entonces.

Hoy, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha decidido dar un paso más allá y ha publicado unas orientaciones con las que persigue conseguir que en 2023 se haya erradicado el uso de las grasas trans por parte de la industria, salvando, según ellos, unos potenciales diez millones de vida a escala mundial.

¿Dónde se encuentran estas grasas y cómo podemos llevar una dieta libre de ellas? Te contamos lo que necesitas saber sobre las grasas trans.

¿Qué son las grasas trans?

Las grasas trans o ácidos grasos trans se consiguen al hidrogenar los aceites vegetales, consiguiendo hacerlos sólidos a temperatura ambiente (recordemos que originalmente son aceites líquidos, como el aceite de oliva o el aceite de palma cuando se encuentra al natural). Este tipo de grasas son ampliamente utilizadas por la industria alimentaria, sobre todo para abaratar costes de producción y para conseguir productos palatables y sabrosos y, muy importante, con una vida útil más larga.

Las grasas trans se encuentran presentes en grandes cantidades en los productos ultraprocesados

Las grasas trans se encuentran en grandes cantidades en productos ultraprocesados como pueden ser los platos precocinados, la bollería, las galletas, las patatas fritas, los fritos, o incluso el famoso Crisco norteamericano. También podemos encontrarlas de forma natural en algunos alimentos como la leche o la carne de vacuno, pero en cantidades tan pequeñas que no tienen un gran impacto en nuestro organismo.

¿Por qué son malas las grasas trans para nuestro organismo?

grasas-trans

Realmente, lo malo no son las grasas trans (que, como hemos dicho, pueden encontrarse en algunos alimentos), sino el exceso de ellas. Teniendo en cuenta que se encuentran en un gran número de productos ultraprocesados y que la dieta de miles de personas se basa en estos procesados desde que se levantan hasta que se acuestan (aunque las cosas están cambiando últimamente gracias a novedosos movimientos como el Real Food), la cantidad ingerida de estas grasas a lo largo del día puede superar ampliamente las medidas recomendadas por la OMS: en teoría no deberían superar el 1% del total de calorías ingeridas en el día.

Un consumo excesivo de grasas trans se asocia a un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad (una conclusión lógica si pensamos en qué tipo de productos se encuentran), además de elevar nuestro colesterol LDL (el "malo") y de reducir el HDL (el "bueno"). Su exceso también se vincula a un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y patologías de otros tipos como el Alzheimer o ciertos tipos de cáncer.

¿Cómo puedo reducir mi consumo de grasas trans?

Evidentemente, la medida de la OMS de eliminar el uso de grasas trans por la industria tendrá un impacto favorable en la salud de la población: cuantas menos grasas trans se usen en la elaboración de ultraprocesados, menos grasas trans estarán llegando al consumidor.

Basar nuestra alimentación en materias primas de calidad y no en ultraprocesados es la manera más rápida de reducir la ingesta de grasas trans

Sin embargo, corremos el riesgo de, como ha pasado con otros nutrientes como el azúcar o las grasas (en general), comiencen a aparecer sellos o reclamos saludables como los clásicos "sin grasas" o "sin azúcares", que hagan pensar a la población que un producto ya es saludable solo por el hecho de no contenerlos.

La medida más sencilla para consumir menos grasas trans en nuestra dieta pasa por reducir el mínimo el consumo de productos ultraprocesados y basar nuestra alimentación en buenas materias primas, que sabemos que contienen grasas trans en cantidades limitadas.

Imágenes | DreamWorks, Unsplash
En Vitónica | Come grasa para perder peso: de dónde obtener grasas saludables si lo que buscas es adelgazar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio