Compartir
Publicidad

Acabar con los vicios posturales al hacer ejercicios de pectoral

0 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Si os hablamos de aperturas, press de banca horizontal, inclinado y declinado seguro que todos contestamos que se trata de ejercicios para trabajar el pecho. Es cierto que son algunos de los más habituales en las rutinas de entrenamiento que realizamos en el gimnasio, pero no por ello siempre están bien hechos. Existe un fallo que cometemos muchos sobre todo al hacerlos con mancuernas, y es que separamos la espalda del respaldo a la hora de levantar el peso.

Para muchos este gesto es algo totalmente habitual si hablamos de ejercicio pectoral, ya que siempre han realizado así el ejercicio., Realmente levantar la espalda del respaldo, ya sea solamente por un lado, o por los dos es algo que no debemos hacer por el riesgo que tiene para la salud de ésta, pero casi nadie se fija en esto dejando que se establezcan desequilibrios entre las dos partes del pectoral, la izquierda y la derecha, y poniendo en riesgo la espalda.

Al levantar la espalda del respaldo cuando realizamos cualquiera de estos ejercicios lo que estamos haciendo es darnos impulso en esa parte del cuerpo. En este momento toda la tensión la desviamos del pecho y sus músculos, que es realmente lo que queremos trabajar, a la espalda, que es la que va a aguantar el empuje de la carga. Pero al no tratarse de un movimiento adecuado el riesgo de hacernos daño aumenta enormemente.

Hacer esto al realizar cualquier tipo de ejercicio denota una falta de fuerza para la carga que queremos mover, por ello que sea recomendable disminuir el peso de las mancuernas y adaptarlo a nuestra posibilidades para realizar correctamente el ejercicio y no incurrir en vicios posturales. Pero no solo diminuir el peso basta, sino que en muchos casos una vez adquirido ese vicio es difícil acabar con él a menos que utilicemos una serie de técnicas encaminadas a fijar del todo la espalda en el respaldo del banco.

Lo que debemos hacer es recurrir a la ayuda de un compañero de entrenamientos que nos agarre los hombros y nos mantenga pegados al respaldo del banco mientras realizamos el ejercicio. Si no tenemos un compañero dispuesto a agarrarnos podemos optar por el uso de una soga para atarnos por el tronco al banco y así evitar levantar la espalda. Al hacer esto es necesario que nos concentremos en mantener la espalda pegada y propulsarnos con la acción del pectoral. De este modo poco a poco lograremos erradicar este vicio y trabajar como es debido.

Video | Youtube / ParaguayBrasil

En Vitonica | Corregir vicios posturales y así prevenir lesiones En Vitonica | Consejos para evitar el dolor de espalda En Vitonica | Síndrome cruzado inferior a causa de desequilibrios musculares

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio