Compartir
Publicidad

Press Pallof, una forma diferente de hacer abdominales

Press Pallof, una forma diferente de hacer abdominales
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Habitualmente cuando hablamos de hacer abdominales casi siempre solemos recurrir a los mismos ejercicios de siempre. Por eso en esta ocasión lo que queremos es recomendar la realización de un ejercicio diferente que nos servirá para trabajar toda la pared abdominal. Se trata del press pallof, un ejercicio en el que nos debemos detener.

Seguro que si nos preguntan si este ejercicio va a tener efecto sobre el abdomen afirmamos que no, ya que no lo movemos en absoluto. De hecho lo que vamos a mover son los brazos. Precisamente esa inmovilidad es la que hace que trabajemos el abdomen, pues la principal función de los músculos que componen esta parte del cuerpo es la de inmovilizar y dar estabilidad al tronco. De ahí que este ejercicio sea efectivo y nos sirva para fortalecer los músculos abdominales.

Su realización a simple vista parece sencilla y poco fructífera, pero en el fondo es un ejercicio completo que requiere de un control total sobre el cuerpo y fuerza en el abdomen, ya que debemos hacer resistencia al empuje de la carga y la polea que vamos a utilizar para su realización.

La polea como el medio para trabajar el abdomen

A la hora de llevarlo a cabo simplemente necesitaremos nuestro cuerpo y una polea, que será el medio para su ejecución. En la polea debemos colocar un agarre simple que nos permitirá agarrarnos para ejecutar correctamente el ejercicio. Los discos o pesas nos servirán para regular la carga con la que vamos a ejecutar el ejercicio. Cuanta más carga usemos más nos estaremos obligando a forzar el abdomen, por lo que más será la intensidad. Por ello será más recomendable una carga moderada para principiantes.

Para su ejecución nos situaremos al lado de la columna de la polea, que colocaremos a una altura media (como a la altura de nuestro pecho). En esta postura asiremos por el agarre la polea con ambas manos y nos colocaremos separados de la columna, de modo que la cuerda quede tirante. Las piernas las colocaremos ligeramente separadas, paralelas a los hombros. Para comenzar situaremos ambas manos pegadas al pecho con la polea agarrada.

El movimiento correcto

Partiendo de esta postura lo que haremos será quedarnos quietos mirando al frente y manteniendo el cuerpo rígido mediante la acción del abdomen. Simplemente lo que moveremos serán los brazos, que irán con un sencillo movimiento desde el centro del pecho al frente, siempre agarrando la polea y moviéndola con la carga que hemos elegido para el ejercicio.

Simplemente lo que haremos será ejecutar el ejercicio de manera perfecta. Si nos cuesta mucho y nos tendemos a mover o la carga nos vence y nos empuja hacia atrás, lo ideal será disminuir la carga hasta que podamos controlar el movimiento. Realizaremos cuatro series de 12 a 15 repeticiones cada una.

Imagen | Arturoyo
Video | Youtube/ El Entrenador Australiano

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio