Compartir
Publicidad

Sudar está sobrevalorado: el ejercicio sin sudor también te ayuda a ponerte en forma

Sudar está sobrevalorado: el ejercicio sin sudor también te ayuda a ponerte en forma
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Qué mejor época que el verano para hacer deporte, si queremos perder peso, ¿no? Al fin y al cabo, es la época en la que más se suda. Pero este razonamiento tiene un fallo importante: sudar no ayuda a adelgazar.

Ya hemos hablado de ello en múltiples ocasiones, pero nunca está demás luchar contra los mitos más extendidos. Sin duda, el que el sudor nos ayuda a adelgazar es uno de ellos. ¿Por qué es un mito? ¿Qué hay de verdad en él? ¿Funciona el ejercicio si no sudamos? Vamos a ver todo esto.

Por enésima vez, sudar no nos ayuda a adelgazar

¿Puedes perder peso si sudas más? Sí, por supuesto, el peso del agua que has eliminado, algo que recuperarás de forma inmediata en cuanto te hidrates (y menos mal). ¿Y qué hay de la grasa corporal? Sudar no es indicativo alguno de que estemos perdiendo grasa. En primer lugar, además de algunas sales minerales y unas pocas sustancias (sí, grasa también), el sudor está compuesto de agua casi en su totalidad.

En segundo lugar, el propio esfuerzo de sudar es ínfimo, energéticamente hablando. Por suerte para nosotros, se requiere de la más mínima energía para sudar. Esta es una medida de control para evitar morir por hipertermia. Pero eso también quiere decir que no consumimos ninguna reserva energética para sudar.

Photo 1530655638484 De9ff231551e

En general, sudar es una acción prácticamente pasiva que se da como respuesta al aumento de calor. Volviendo a la primera cuestión, sudar puede hacer que perdamos hasta 10 litros de agua, en condiciones extremas, provocando un serio problema de deshidratación. Pero no, no modifica la cantidad de grasa corporal que tenemos.

En otras palabras: no, no ayuda a adelgazar, por mucho que nos duela. Así que hacer deporte con más calor no tiene sentido alguno, excepto si queremos que nos de una pájara, claro. Pero nunca nos ayudará a controlar nuestro peso de forma efectiva.

¿Para qué sirve sudar, entonces?

Solo existe una respuesta a esto: para regular la temperatura corporal. Cuando el agua se evapora consume energía, pero no energía corporal, sino del medio ambiente. El paso de líquido a vapor requiere de un aporte energético adicional conocido como "calor latente" de vaporización. El agua del sudor aprovecha el calor corporal para este fenómeno, de manera que la absorbe y baja la temperatura del cuerpo.

Estamos preparados para sudar en el momento en el que aumenta la temperatura, de forma automática. No es algo que controlemos a voluntad, sino que nuestro sistema parasimpático, inconsciente, se encarga de regularlo. Si no fuera así, podríamos "cocernos" dentro de nuestro propio cuerpo.

Otro mito muy extendido es que sudar ayuda a perder toxinas. Las toxinas, en realidad, no son lo que piensas, y no podemos eliminarlas del cuerpo porque no existen tales toxinas. Además, el sudor no sirve para excretar este tipo de sustancias, ya que solo segrega, como decíamos, unas pocas sales minerales y algunas grasas, además de agua.

Hacer ejercicio, se sude o no, es lo importante

Cada grupo muscular, cada objetivo a corto y largo plazo, cada técnica... son un mundo. No todos los ejercicios te van a hacer sudar porque no todos van a hacer que aumente la temperatura. Cuando el músculo se mueve consume energía y genera calor por el rozamiento y el metabolismo, grosso modo.

Pero no todos los movimientos musculares generan suficiente calor para activar nuestro sistema automático de "refresco". Eso no quiere decir que no sea eficiente, por supuesto, especialmente si estamos trabajando cosas muy concretas. Sí que es cierto que cuanto más músculo movamos más energía consumimos y, por tanto, más potencial de perder grasa tenemos.

Photo 1448244550386 C17f1ab6d2b7

Pero eso no quiere decir que sudar sea sinónimo de eficacia en el ejercicio. El sudor no es un buen indicador de la "calidad" del ejercicio porque depende de demasiados factores externos. Una carrera en invierno, más larga y mejor hecha, pero con menos sudor, puede ser mucho más eficaz para perder peso.

Los ejercicios funcionales, si son de baja intensidad, podrían no producir casi sudor, en ciertas condiciones, y eso no quiere decir que no sean efectivos. Al final, lo que importa en realidad es el esfuerzo y la gestión metabólica que hace el cuerpo, lo que produce el transporte y conversión de grasas, así como las señales para producir más músculo. En conclusión, esto no va a ocurrir más y mejor por sudar más, lo que es importante a la hora de tener en cuenta el hacer ejercicio con o sin calor.

Imágenes | Unsplash

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio