Publicidad

Un cambio de zapatillas de running requiere de un periodo de adaptación

Un cambio de zapatillas de running requiere de un periodo de adaptación
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Si has pasado de correr con unas zapatillas viejas a correr con otras nuevas, notarás la diferencia en el tipo de pisada, la comodidad, el peso e incluso alguna posible molestia. Cuando llega el momento de cambiar de zapatillas, debemos saber que necesitamos de un período de adaptación.

Cuando estamos acostumbrados a correr con unas zapatillas, las "domamos" a nuestra pisada y nuestro estilo de carrera. Pasar a correr con unas nuevas zapatillas cambiará mucho las sensaciones, incluso la manera en que nuestros músculos o articulaciones trabajan, por eso, si cambias de zapatillas, tómate un período de adaptación.

Lo ideal es usar simultáneamente durante un tiempo los dos pares de zapatillas. Por ejemplo, con las viejas seguimos haciendo los rodajes largos y con las nuevas podemos empezar por hacer rodajes más cortos de entre cuatro y seis kilómetros: así minimizamos el número de impactos con esta nueva situación, evitando posibles dolores o pequeñas lesiones.

También podemos utilizar las nuevas zapatillas para andar o utilizarlas más de diario, ya que el impacto no será tan fuerte, pero iremos amoldando nuestra forma de pisar y adaptándonos a la nueva zapatillas.

Si estamos acostumbrados a correr más de treinta o cuarenta kilómetros semanales y cambiamos de zapatillas, lo normal es que aparezcan molestias o no rindamos de igual manera. Por eso, necesitamos de un período de adaptación hasta pasarnos totalmente a las nuevas zapatillas.

Este artículo fue originalmente publicado por Juan Lara en julio de 2013 y ha sido revisado para su republicación.

En Vitónica | Las siete mejores zapatillas otoño 2019 para practicar running

Imagen | Nike

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir