Compartir
Publicidad

¿Realmente tu cerebro “encoge” cuando corres distancias muy largas? Sí, pero no tienes por qué alarmarte

¿Realmente tu cerebro “encoge” cuando corres distancias muy largas? Sí, pero no tienes por qué alarmarte
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es poco probable que me escuchéis hablar mal de la ciencia y las investigaciones científicas. De lo que sí es posible que me escuchéis hablar no tan bien es de las interpretaciones "libres" que se hacen de los resultados de algunas de estas investigaciones y que, en algunos casos, pueden llevarnos al alarmismo

Este es el caso de una investigación de 2015 que encontró algunos efectos negativos que el hecho de correr una ultramaratón podía tener en los cerebros de los corredores

Esta investigación, llevada a cabo en 13 corredores de la ultramaratón que va desde Italia hasta Noruega (4.500 kilómetros) durante 64 días. Los investigadores realizaron escáneres cerebrales de los corredores dos veces durante la maratón y otra vez ocho meses después de esta. 

Una de las cosas que encontraron es que, a pesar de no conocer los motivos, el cerebro sufría cierta reducción en el volumen cerebral, que afectaban a las áreas bilateral temporal posterior, al núcleo cingulado anterior y al cortex occipitoparietal. En cualquier caso, el volumen cerebral empezaba a volver a la normalidad a los seis meses y a los ocho ya habría recuperado por completo su tamaño normal. 

Robina Weermeijer 3kgf9r 0ohs Unsplash

Además, no se encontraron estos mismos efectos en los casos de corredores que maratones normales. Por ello, los investigadores consideran que se podría tratar de un mecanismo adaptativo, completamente reversible. En cualquier caso, si vamos a correr una ultramaratón es algo que debemos tener en cuenta, pero que no supone ningún peligro y se soluciona por sí mismo. 

Lo que sí sabemos seguro es que, además de no existir motivos para alarmarnos, esta investigación no nos da una excusa para no correr. Los beneficios de correr distancias más cortas y asequibles son muchos: mejora nuestra memoria, reduce los niveles de estrés, mejora nuestro estado de ánimo, ayuda a un mejor y más activo envejecimiento y ayuda a la función cognitiva, entre otras cosas. 

Por ello, aunque los titulares alarmistas puedan asustarnos, los beneficios de salir a correr superan a los inconvenientes y, por el momento, no existe ninguna evidencia de que tengamos que preocuparnos o tomar precauciones especiales antes de una carrera. 

Imágenes  | Unsplash

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio