Compartir
Publicidad

Running: ¿cuántos días a la semana tengo que entrenar para mejorar mis marcas?

Running: ¿cuántos días a la semana tengo que entrenar para mejorar mis marcas?
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando uno se mete en el mundo de las carreras y empieza a competir es inevitable que aparezca ese afán de superación que tenemos. Una de las preguntas cuando empezamos a querer batir marcas es cuántos días a la semana hay que entrenar. Aunque en un principio entrenar uno o días a la semana es mejor que nada, un mínimo de tres días a la semana es lo correcto para comenzar a superar marcas.

Entrenar un día o dos a la semana puede servir para mantenernos, pero dejar cinco días en semana sin entrenar es demasiado para ir superándonos, ya que lo que avancemos en un entrenamiento se irá perdiendo por el exceso de descanso en otros. El cuerpo necesita un estímulo continuo en el tiempo y si elegimos tres días de entrenamiento o más a la semana es algo que ya va a hacernos mejorar, eso sí, repartiendo esos tres días de manera correcta en la semana.

Si entrenamos tres días a la semana, podemos elegir los siguientes días para entrenar: lunes, miércoles, viernes y así dejar el fin de semana para descansar, pudiendo meter el día más fuerte de entrenamiento el viernes y así tenemos dos días de descanso.

Si entrenamos cuatro días a la semana, podemos distribuirlos de la siguiente manera: lunes, miércoles, viernes y domingo, dejando para el domingo un día de rodaje suave para no acumular mucha fatiga para el lunes.

La idea es no parar de dar estímulo a nuestros músculos, corazón y pulmones para que poco a poco se vayan adaptando a los entrenamientos y logremos mejorar. Si estamos empezando a entrenar con tres días a la semana es suficiente, pero si vemos que nos hemos estancado y ya tenemos una base en la carrera podemos entrenar cuatro o cinco días, alternando días intensos con días más tranquilos y metiendo días de descanso (mejor si es descanso activo) entre medias.

La única forma de seguir mejorando es ir cada vez a más, tanto en volumen de entrenamiento como en intensidad y dependiendo de la prueba que nos preparemos. Lo que está claro es que hacer siempre lo mismo sólo sirve para estancarnos.

Este artículo fue publicado originalmente por Juan Lara en noviembre de 2010 y ha sido revisado para su republicación.

Imagen | Pexels

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio