Compartir
Publicidad

Algunos peligros de las vacaciones para mantener la forma física

Algunos peligros de las vacaciones para mantener la forma física
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya es época de vacaciones para la gran mayoría de nosotros. Se trata de un momento de relax en el que más o menos dejamos la rutina de lado y lo que ello implica. A nivel físico, este periodo de descanso puede ser más desventajoso para nosotros que beneficioso. Por ello en este post queremos destacar algunos de los riesgos que pueden traer consigo las vacaciones de verano y que debemos evitar dentro de lo posible.

Es cierto que las vacaciones tienen que ser un tiempo para desconectar de la rutina, pero esto no quita para que dejemos de cuidarnos dentro de lo posible. Por ello en esta ocasión queremos recalcar que simplemente con seguir una serie de pautas en vacaciones conseguiremos afrontar mucho mejor la vuelta tanto a los entrenamientos como al cuidado de la dieta.

Evitar acomodarnos en exceso

Normalmente en vacaciones solemos tender a acomodarnos en exceso. Es cierto que es bueno relajarse, y que las vacaciones son para eso, pero debemos estar todo el día sin hacer nada. La actividad física es necesaria y por ello recomendamos realizar paseos a lo largo de la jornada. Bien sea en mar o montaña, cualquier lugar es bueno para movernos, disfrutar del paisaje y mantener nuestra forma física durante las vacaciones.

Realizar ejercicio relajado

Si queremos ir más allá en el mantenimiento de la forma física durante las vacaciones podemos recurrir a llevarnos por ejemplo un equipo de TRX o unas gomas elásticas para hacer algún que otro ejercicio y mantener el tono. También podemos acudir a entrenar en un parque. La verdad que al final es un momento de relax en el que vamos a disfrutar de nosotros mismos, pue son tenemos la presión del día a día, y los entrenamientos pueden llegar a ser más fructíferos y sentarnos mejor a nivel emocional.

Cuidar lo que nos llevamos a la boca

Otro riesgo de las vacaciones es la alimentación. Normalmente la relajación llega a ese punto en primer lugar, pues dejamos de prepararnos nuestra comida o estando largos ratos sin actividad nos puede llevar a picar excesivamente entre horas. Por ello recomendamos caer en la cuenta de esto y cuidar todo lo que nos llevamos a la boca. Es preferible comer dentro de lo posible en casa, preparando nosotros la comida. Nos ayudará a cuidarnos más y ahorraremos algo de paso.

El picoteo entre horas es otro de los peligros, y sobre todo cuando estamos en la playa, ya que tendemos sobre todo a consumir alimentos calóricos como patatas fritas, bollería… Es mejor decantarnos por aperitivos saludables y refrescantes como la sandía o el melón, e incluso encurtidos como aceitunas, pepinillos en vinagre o cebolletas.

Atención a las bebidas

Las bebidas son otro de los peligros en vacaciones, y es que normalmente no reparamos en este hábito. Es necesario tener presente que el alcohol, además de ser nocivo para la salud, aportará calorías vacías a nuestro organismo. Por ello es recomendable no abusar de su consumo y es mejor decantarnos por bebidas sin alcohol, zumos, batidos o agua fresca que nos ayudará a paliar la sed y a mantener nuestro cuerpo perfectamente hidratado.

Imagen | Javier Lastras

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio