Compartir
Publicidad

Efectos que el calor desata en nuestro cuerpo

Efectos que el calor desata en nuestro cuerpo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El calor en verano es la tónica y las altas subidas de temperatura bruscas son algo normal que se suele conocer con el nombre de olas de calor. En Vitónica hemos comentado en infinidad de ocasiones lo que debemos hacer frente a estas situaciones para evitar los golpes de calor, pero muchas veces no tenemos en cuenta los efectos que se desatan en nuestro organismo por el calor, que no tienen nada que ver con el golpe de calor.

El calor influye sobremanera en el estado de ánimo y en la predisposición que vamos a tener a las situaciones cotidianas. Por ello es necesario tenerlo bien presente para saber a lo que nos vamos a someter estos días que la temperatura es tan alta. En muchos casos no podemos ponerle remedio, pero bastará con detectar que eso que nos está pasando tiene una respuesta.

Efectos físicos

Comenzaremos hablando de los efectos físicos que se producen con el calor. El organismo tiene un sistema termorregulador que busca mantener una temperatura constante del organismo. Lo que este sistema hace es regular la temperatura interna en función de la externa. En estado normal y cuando hacemos deporte este sistema se encarga de compensar, y para ello tiene diferentes métodos como el sudor, que es un mecanismo para regular la temperatura.

También con el calor la tensión arterial disminuye, ya que el organismo se ralentiza para evitar que la actividad elevada aumente la temperatura. Por esto muchas veces nos encontramos más cansados, somnolientos y con menos fuerza. Esta situación es debida al exceso del calor, y por ello a veces debemos recurrir a sustancias como la teína o la cafeína para que nos sintamos más activos en la jornada.

Aguacabeza

Efectos psicológicos

A nivel físico todos estos cambios y el estado general del cuerpo hace que por la noche no descansemos de la manera adecuada, pues los efectos del calor hacen que nos despertemos más a menudo, que el sueño sea menos profundo, y con ello el descanso no tendrá demasiada buena calidad. Por ello es bueno evitar dormir demasiado tapados o con prendas que nos opriman y que nos impidan relajarnos para descansar.

Esta falta de descanso hace que a nivel psicológico nuestro humor no pase por sus mejores momentos en estos días. Al no haber descansado de manera adecuada nos sentiremos más bajos de ánimo, irritables, y hasta con peor humor. Además, el agotamiento mental suele ser más alto si no descansamos de la manera adecuada. Por ello será muy recomendable relajarnos al máximo, utilizar ropa fresca y adecuada para esta época del año, evitar las horas de sol más fuertes y dentro de lo posible refrescarnos con agua para bajar la temperatura del cuerpo.

Imagen | IstockPhoto Imagen 2 | IstockPhoto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio