Compartir
Publicidad
Nueve consejos para un verano saludable
Wellness

Nueve consejos para un verano saludable

Publicidad
Publicidad

El verano es una época especial, donde rompemos un poco con la rutina de alimentación y ejercicio. Pero esto no debe suponer una pérdida en nuestros hábitos saludables. Aunque no hagamos lo de siempre, podemos seguir una pautas para llevar un verano saludable.

Como siempre, debemos basarnos en los tres pilares fundamentales: alimentación, ejercicio y descanso. Teniendo en cuenta estos tres pilares, podemos añadir algunos puntos básicos más de verano: protección frente al sol y prevención en la piscina y playa. Veamos nueve consejos para un verano saludable.

Comer y beber mejor este verano

  • Agua y frutas de verano, la hidratación perfecta. La botella de agua no debe faltar nunca de nuestro lado. El calor hace que perdamos mucho líquido aún sin darnos cuenta, por lo que se hace necesario insistir más en una buena hidratación. La fruta de verano como la sandía o el melón son ricas en agua, por lo que también son un complemento a la hidratación (incluso mejor porque suman minerales y vitaminas). Puedes hacer zumos naturales para "beberte la fruta".
  • Sopas frías, ensaladas y pescado, la base de tu alimentación veraniega: los alimentos frescos son los más apetecibles en verano, justo coinciden con los que son considerados más saludables: frutas, verduras y platos como las sopas frías y ensaladas. En verano es también más apetecible el pescado, aprovechemos para consumirlo, sobre todo si vamos a veranear a zonas de costa.
  • Verano Alimentación
  • Vigila las cantidades: muchas veces más que el tipo de alimento que consumimos, el problema está en las cantidades. En verano solemos comer mucho de tapeo y sin un plato único, lo que hace que no vigilemos las cantidades y "piquemos" más de lo que pensamos. Siempre que puedas, ponte tu propio plato pon los alimentos que vayas a comer, así serás más consciente de las cantidades que vas a comer.

Con vacaciones, pero sin olvidarnos de hacer ejercicio

  • Ejercicio diario, aunque sean 15 minutos: es normal que en vacaciones no hagamos tanto ejercicio como estemos acostumbrados, pero lo importante es que no nos desenganchemos del todo. Aunque sean 15 minutos de carrera, un circuito rápido de fuerza, bici o natación, es mejor que no hahcer nada. Siempre tenemos que dejar un hueco al día para movernos de forma más intensa.
  • La piscina puede ser tu gimnasio de verano: ya que en verano estamos más en contacto con el agua, aprovechemos la piscina o la playa para hacer ejercicio. Y no solo hablamos de nadar, en la piscina o la playa podemos hacer ejercicios de fuerza, incluso correr.

Cuidados frente al sol

  • La protección solar es imprescindible: debemos elegir un tipo de crema acorde a nuestro tipo de piel, echárnosla 30 minutos antes de la exposición al sol y repetir cada hora u hora y media. Si vamos a hacer ejercicio bajo el sol, también tendremos en cuenta la protección solar. Protegernos de la radiación solar también es salud, no lo olvides.
  • Istock 000065045689
  • Evita las horas centrales de sol: con el sol no se juega. Mejor si evitamos las horas más fuertes de sol, de 13 a 18 horas, sobre todo si vamos a hacer ejercicio. Y si a esas horas vamos a estar en la piscina o la playa, imprescindible la crema solar y cada 20-30 minutos, intentar alternar con tiempo debajo de la sombrilla.

Aprovecha para descansar y regular tus fases del sueño

  • Intenta descansar sin horarios ni alarmas: cuando trabajamos, solemos utilizar alarmas para despertarnos, esto muchas veces hace que nuestro descanso no sea del todo bueno al no respetar las fases del sueño. Siempre que puedas, duerme sin horarios ni alarmas, con el paso de los días verás que hay ciertas horas o momentos donde te despiertas más descansado. Aprovecha las vacaciones para escuchar a tu cuerpo y ver cómo descansa mejor.

Cuidado en la piscina, aprende a evitar accidentes

  • Prevenir accidentes en la piscina es fácil: la mayor parte de accidentes se producen por resbalar en zonas cercanas a la piscina o por tirarnos de forma poco adecuada al agua. Evita correr en las zonas cercanas a la piscina y no te hagas el "machito" tirándote de formas raras que no controlas. La piscina está para refrescarnos, no para lesionarnos.
  • Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio
    Inicio

    Ver más artículos