Compartir
Publicidad

Vuelta al cole y vuelta al gimnasio. Consejos para la toma de contacto

Vuelta al cole y vuelta al gimnasio. Consejos para la toma de contacto
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya ha llegado Septiembre y sin darnos cuenta debemos volver a la rutina habitual y con ello a los entrenamientos. Para muchos comienza una nueva etapa después de las vacaciones, y por ello en esta ocasión queremos recordar cómo debe hacerse la vuelta para evitar que nada más comenzar de nuevo a entrenar nos lesionemos o tengamos problemas futuros.

Antes de nada hay que tener muy presente que después de un mes sin actividad, nuestro cuerpo no está igual a nivel físico como cuando nos fuimos, por lo que no podemos reanudar los entrenamientos tal cual los dejamos, ya que de este modo corremos el riesgo de hacernos daño por no respetar los tiempos de los músculos y forzarlos a dar más de lo que ahora mismo son capaces de dar. Por ello es necesario que la vuelta sea lenta y progresiva.

Cargas más livianas y despacio

Esta vuelta se basará en una primera toma de contacto en la que realizaremos los ejercicios propios de la rutina habitual de la misma manera que los hacíamos antes de irnos de vacaciones, solo que en esta ocasión lo que haremos será utilizar menos cargas para no forzar demasiado al músculo, aunque eso sí, poco a poco debemos empezar a forzarlo a aumentar las cargas y así devolverle el tono que tenía antes de irnos de vacaciones y dejar de trabajar.

La realización de los ejercicios debe ser lenta y tranquila, intentando concentrarnos al máximo en la parte que estamos trabajando, para incidir de manera eficaz sobre ella y lograr así los resultados que estamos buscando. Ejecutar cada ejercicio en su recorrido completo es esencial si lo que queremos es conseguir unos músculos fuertes y en perfecto estado. Además, es necesario que adoptemos las posturas adecuadas en cada movimiento aprovechando que empezamos de nuevo los entrenamientos para así evitar vicios posturales.

Estirar y calentar

Ni que decir tiene que es necesario destinar unos minutos previos y post a los entrenamientos a estirar y calentar, ya que de este modo acostumbraremos a nuestros músculos y articulaciones al trabajo que vamos a llevar a cabo después. También los estiramientos acelerarán el riego sanguíneo en los músculos y con ello acelerarán también la recuperación de los mismos, ya que lo necesitaremos, pues después de tantos días sin realizar apenas actividad los músculos lo notarán al día siguiente.

A pesar de todo es importante que como siempre a la hora de entrenar, dejemos las prisas a un lado y consigamos escuchar a nuestro cuerpo que será el que nos marque los ritmos que debemos seguir en cada momento para así poder progresar. Eso sí, no debemos olvidar que poco a poco debemos ir aumentando la intensidad de los ejercicios, pero eso sí, no tiene que ser esta semana o la primera en la que regresamos al gimnasio después de las vacaciones.

Imagen | aktivioslo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio