Yoga, una buena forma de aliviar el dolor de espalda

Sigue a

yoga

Los problemas de espalda son algo que está presente en nuestra vida de manera habitual, ya que normalmente debido al estrés, a las malas posturas o a la falta de ejercicio solemos vernos afectados en algunas partes de la espalda. La zona cervical o lumbar suelen ser las que más se sobrecargan a causa de la tensión. Por ello nosotros queremos destacar el yoga como una buena manera para conseguir aliviar tensiones en la espalda y mantener una perfecta salud en esta parte del cuerpo que tanto dolor y molestias nos puede provocar.

En anteriores ocasiones ya hemos visto los beneficios que el yoga tiene para nuestra salud física y mental, ya que nos ayudará a mejorar el control de todas las partes del cuerpo, además de ser una buena herramienta para conseguir unos músculos y unas articulaciones jóvenes por más tiempo. Esto es debido a que mediante la práctica del yoga conseguiremos estirar todas las partes del cuerpo, haciendo que la circulación sanguínea mejore sobremanera. Por ello, y por una serie de motivos más que veremos a continuación, la práctica del yoga puede ser muy beneficiosa para la buena salud de la espalda.

Ante todo hay que tener presente que el yoga se basa en una serie de posturas que lo que buscan es la elongación del cuerpo y de todas las partes. Sobre todo la espalda es una de las partes que más se verá afectada, pues casi todas las posturas se centran en aliviar esta parte de la tensión que se acumula en ella. Es necesario que sepamos esto, pero para ayudar un poco más, nosotros nos vamos a detener en aquellas posturas exactas y movimientos de yoga que servirán directamente para conseguir una espalda perfecta y descansada.

Saludo al sol

En primer lugar nos vamos a detener en una postura tradicional de yoga, el saludo al sol. Esta postura no es una en sí misma, sino que son varias que se realizan de manera seguida. En casi todas ellas la espalda se estirará al máximo, soltando todas las cervicales y evitando la acumulación de tensión en esa parte. Concretamente la parte en la que conseguiremos estirar mucho mejor toda la parte de la espalda es en la uve invertida que se realiza a mitad del saludo al sol. Es fundamental concentrarnos al máximo en todas las posturas para así estirar al máximo la parte trabajada.

Se trata de una de las bases del yoga, y en toda sesión debe incluirse, ya que es una buena manera de tomar consciencia de todo nuestro cuerpo y de las diferentes partes que lo componen. En este caso lo que haremos será estirar a la perfección la parte lumbar tanto por la zona de la espalda como por la parte de los glúteos, y es que esta parte suele acumular mucha tensión a lo largo de la jornada, y por ello el saludo al sol nos ayudará enormemente a la hora de lograr disminuir el malestar que se genera en esta parte. Es fundamental mantener una buena respiración y controlar todos y cada uno de los movimientos para que el efecto sea mayor.

Postura del gato

Otra postura como la del gato es muy buena para estirar toda la espalda y la columna al completo. Para su ejecución lo que haremos será colocarnos a cuatro patas apoyados en las rodillas y con las manos paralelas al tronco y alineadas con las piernas. En esta postura lo que haremos será arquear la espalda hacia arriba y hacia abajo lentamente de modo que notemos como las vértebras se separan y se relajan aliviando todas las tensiones. Esta postura lo que hará será ayudarnos a mejorar la circulación sanguínea en la parte de la espalda y conseguir así un mejor estado de la misma.

Con esta postura lo que conseguiremos será soltar al máximo toda la columna, sobre todo la parte cervical y lumbar, que como ya hemos comentado, son las partes que más sufren habitualmente en la espalda. Es cierto que con esta postura trabajamos todo el tronco al completo, tanto por delante como por detrás, ya que el trabajo abdominal es elevado e importante. Es necesario que lo realicemos lentamente y sin movimientos bruscos, ya que si lo hacemos bruscamente podemos hacernos mucho daño sin buscarlo.

Postura del arado

Otra postura de yoga que nos ayudará a acabar con las molestias en la espalda es la del arado. Con esta postura conseguiremos estirar toda la espalda al completo, aunque requiere de una gran flexibilidad. La manera de hacerla será colocándonos tumbados boca arriba y con los brazos a los lados del cuerpo y las palmas hacia abajo apoyadas en el suelo. Lo que haremos será elevar las piernas hacia arriba sin separar la espalda del suelo, de modo que las echemos todo lo que podamos hacia tras, como si fuésemos a tocar la cabeza. Lo ideal es llevar con las puntas de los pies al suelo y mantener la espalda estirada en su totalidad.

La postura del arado es compleja y a muchas personas les frena a la hora de realizarla, ya que requiere de mucha flexibilidad, pero es cierto que no es necesario llegar al final, sino que poco a poco iremos ganando agilidad y haciendo el movimiento más completo e incidiendo más en la espalda. Es cierto que es compleja, pero es una de las mejores para estirar toda la parte cervical y aliviar la tensión que se acumule en esta parte del cuerpo. Es necesario que intentemos hacerlo e incorporarlo en la rutina de yoga pues poco a poco nos familiarizaremos con su ejecución.

Imagen | o0bsessed
Video 1: Youtube/juankmaa1979
Video 2: Youtube/Pílulas de Saúde
Video 3: Youtube/JavierConsejos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios