Compartir
Publicidad
Cáscaras de huevos, huesos de aguacate... las nuevas modas nutricionales que no tienen ningún beneficio avalado por la ciencia
Alimentos

Cáscaras de huevos, huesos de aguacate... las nuevas modas nutricionales que no tienen ningún beneficio avalado por la ciencia

Publicidad
Publicidad

Cada cierto tiempo se pone de moda el consumo de cosas que normalmente no comeríamos porque, presuntamente, tienen algún beneficio para nuestra salud. Estos beneficios suelen pasar desde el cuidado de la salud, para mejorar el estado de nuestra piel y de nuestro cabello, ademas de otras supuestas virtudes casi mágicas.

Sin embargo, cuando nos ponemos a evaluar las evidencias que existen con respecto a sus presuntos beneficios, solemos encontrar que o bien no existen evidencias, o bien las que existen son débiles, han sido exageradas o están sacadas de contexto y no cuentan con todos los matices. Algunos de los elementos que hemos encontrado que se recomiendan comer para nuestra salud no solo no tienen beneficios, sino que directamente no son comestibles.

La cáscara de huevo en polvo

Cory Seward 32327 Unsplash

Desde hace un tiempo se ha puesto especialmente de moda tomar cáscara de huevo en polvo. Algunas recomendaciones sugieren que las compremos ya en polvo, mientras que otras veces se indica que podemos hacerlo nosotros mismos machacando cáscaras de huevo en un mortero. La idea es que, al comer estas cáscaras de huevo conseguiremos una importante complementación de calcio.

Estas afirmaciones se basan en algunas investigaciones que encontraban que el huevo ofrecía altas cantidades de calcio. Sin embargo, todas las investigaciones al respecto estaban realizadas en animales (ratones o cerdos) y se llevaban a cabo en células aisladas en el laboratorio. Sin embargo, no hay ninguna evidencia de que el consumo de cáscara de huevo en seres humanos también ofrezca beneficios en nuestros niveles de calcio.

Algo que debemos tener en cuenta es que no siempre las cosas que se consiguen en células aisladas en un laboratorio se puede replicar después en seres humanos. Por ello, se tendrían que llevar a cabo investigaciones en humanos - que por el momento no se han hecho - para asegurar sus beneficios.

Sin embargo, lo que puede ocurrir cuando comemos cáscara de huevo es que corramos algún riesgo totalmente innecesario. Entre otras cosas, las cáscaras de los huevos pueden contener salmonela. Podemos cometer el error de lavar el huevo, creyendo que así limpiaremos la bacteria, pero lo que puede conseguir es que penetre todavía más en la membrana. En casa es difícil asegurarnos de que hemos desinfectado bien la cáscara (incluso cuando la hervimos) y, además, al machacar el huevo podemos dejar trozos grandes que nos dañen la garganta.

Además, debemos tener en cuenta que la mayoría de la población española no tiene falta de calcio - ni de otras vitaminas, excepto la D - por lo que la suplementación no es necesaria normalmente. Si, en nuestro caso concreto, tenemos falta de calcio y queremos conseguir mejorar nuestros niveles, incluir en nuestra dieta alimentos como las verduras de hoja verde, los frutos secos, las semillas, o los garbanzos puede ayudarnos sin necesidad de incluir suplementación ni de arriesgarnos con elementos como la cáscara de huevo, sin tener evidencia de que funcionen.

Hueso de aguacate

Thought Catalog 620865 Unsplash

Otra de las comidas extrañas de moda es el hueso de aguacate. Sabemos que este fruto se ha hecho un hueco importante en nuestra alimentación en los últimos años, gracias a la cantidad de grasas saludables que contiene y su versatilidad. Sin embargo, comerse el hueso puede ser pasarse un poco.

La moda, actualmente, es rallar el hueso del aguacate y utilizarlos en smoothies o, incluso, añadirlo a nuestras recetas de postres, etc. El motivo por el que esto se hace es que, supuestamente, tiene muchos antioxidantes, además de fibra y nutrientes. Se dice que, incluso, puede ayudar a mejorar el aspecto de nuestro cabello y de nuestra piel.

La realidad, sin embargo, es que no hay ninguna evidencia científica de que el hueso sel aguacate pueda ofrecernos ningún tipo de beneficio. Lo que sí se han encontrado en algunos estudios es que su consumo en exceso puede llegar a ser tóxico. Existen otros numerosos alimentos que nos ofrecen beneficios antioxidantes y fibra, sin necesidad de que comamos algo que es, a todas luces, no comestible.

Carbón activado

Adrien Olichon 762119 Unsplash

Hace un tiempo se puso de moda el uso de carbón activado como colorante para teñir algunas de nuestras comidas y volverlas negras, como el pan. Algunas personas consideraban que este elemento tiene propiedades detox y se puede conseguir también el polvo o en píldoras ya que se considera que puede ayudar a adelgazar, a blanquear los dientes e incluso a aliviar intoxicaciones alimentarias.

Sin embargo, la realidad es que no existen evidencias científicas a favor del uso de carbón activado como parte de nuestra dieta o como suplemento. Este alimento tampoco ofrece ningún tipo de sabor especial o capacidad nutritiva a nuestros platos. Lo que sí se sabe es que este elemento, consumido en exceso, puede ser peligroso para nuestra saludad y puede bloquear nuestra absorción de vitaminas y minerales. En general, si no lo consumimos en exceso no ocurre nada, pero debemos tener cuidado con no hacer de ello una costumbre.

Cáscara de plátano

Charles Deluvio 700417 Unsplash

No sólo la cáscara del huevo parece ofrecer beneficios, sino que la de plátanos también parece milagrosa. Entre otras cosas, algunas personas sugieren que ayuda a blanquear nuestros dientes, ayuda a aliviar el acné, mejoraría nuestro estado de ánimo al tomarla como bebida, ayuda a reducir los niveles de colesterol y mejora la digestión.

Sin embargo, cuando buscamos evidencias científicas con respecto al consumo de cáscara de plátano, a penas encontramos resultados. Algunas investigaciones, realizadas in vitro, han encontrado que estas cáscaras pueden tener beneficios antimicrobiales. Sin embargo, no se puede asegurar que realmente funcione en nuestra piel, ya que en ella los beneficios de la cáscara tendrían que traspasar varias capaz de dermis, cosa que in vitro no necesita hacer.

Otras investigaciones, realizadas en ratas en 2015 sugieren que podría tener beneficios en la función del hígado. Sin embargo, por el momento los resultados no se han replicado en humanos. Por el momento, por tanto, no tenemos ninguna evidencia de que comer la piel del plátano suponga ningún tipo de beneficio para nosotros.

Imágenes | Unsplash

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio