Cinco alternativas similares al aceite de girasol desde un punto de vista nutricional

Cinco alternativas similares al aceite de girasol desde un punto de vista nutricional
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

El aceite de girasol es, junto al aceite de oliva, uno de los cuerpos grasos más usados en la cocina. Sin embargo, la guerra de Ucrania y Rusia ha dejado sin disponibilidad de aceite de girasol a muchos supermercados, por eso te mostramos cinco alternativas desde el punto de vista nutricional que puedes emplear en casa.

Aceite de girasol, rico en grasas poliinsaturadas y vitamina E

El aceite de girasol, a diferencia del aceite de oliva extra virgen, es fuente de  grasas poliinsaturadas sobre todo; y posee menores proporciones de ácidos grasos monoinsaturados, siendo aun menor el aporte de grasas saturadas.

Por otro lado, es una de las alternativas que más vitamina E concentra y  posee un sabor neutro que permite usarlo en variedad de platos.

Si vamos a su punto de humeo, de fusión o punto crítico que habla de su  estabilidad ante las temperaturas elevadas podemos decir que el aceite de girasol se encuentra entre los más resistentes. Por ello, puede emplearse para cocinar sin que sufra fácilmente cambios negativos en la calidad de sus grasas.

Los mejores aceites para su reemplazo

Si nos referimos a los nutrientes, debemos decir que los aceites que más se  asemejan respecto a la calidad de sus grasas así como también por su  riqueza en vitamina E son el aceite de semilla de uva así como también  el aceite de nuez, el aceite de soja y el aceite de maíz siendo este último muy fácil de conseguir.

De todas estas opciones, sin duda el aceite de maíz cuyo sabor es neutro es  el que más se asemeja al aceite de girasol, mientras que los aceites restantes poseen un sabor característico y quizás, resultan más difíciles de conseguir.

Otra alternativa que posee ácidos grasos poliinsaturados en altas proporciones pero que también es rico en ácidos grasos monoinsaturados es el aceite de sésamo y puede usarse en reemplazo del aceite de girasol.

Mientras que, el aceite de oliva extra virgen que podemos emplear en platos diversos y los recomendamos por su buena calidad nutricional, presenta en mayores proporciones acidos grasos monoinsaturados siendo escaso en grasas poliinsaturadas como lo es el aceite de girasol.

Estas son cinco alternativas al aceite de girasol, muy semejantes en términos nutricionales al mismo, y que junto al aceite de oliva extra virgen podemos emplear en casa para obtener grasas de calidad en nuestros platos.

En Vitónica | Todo sobre el aceite de semilla de uva: propiedades, beneficios y su uso en la cocina

Imagen | Unsplash

Temas
Inicio