Tomar huevos a diario o no tomarlos: esto es lo que ocurre en tu cuerpo si comes huevos cada día
Alimentos

Tomar huevos a diario o no tomarlos: esto es lo que ocurre en tu cuerpo si comes huevos cada día

HOY SE HABLA DE

El huevo está en ese grupo de alimentos que no sabemos si son buenos o malos para nuestra salud. La respuesta siempre es un depende, que vamos a desarrollar en este artículo describiendo si es posible tomar huevos a diario y qué beneficios puede acarrear en nuestro cuerpo y en nuestra salud.

Los huevos son un alimento económico que permite preparaciones rápidas y saludables como una simple tortilla francesa o cualquier revuelto o salteado de verduras. Poco a poco se ha ido perdiendo el miedo a este alimento y eliminando las recomendaciones de tres huevos máximo a la semana ya que no se sabe bien en qué se basan.

Lo observamos con datos como los del Departamento de Agricultura de Estados Unidos que muestran que los estadounidenses consumen ahora más huevos que antes: cerca de un huevo por día de media.

Beneficios de consumir huevos a diario en nuestra dieta

Buena forma de despertarse con energía

Huevos

Ante la comparativa de desayunar bollería con cacao, que contiene más azúcar que cacao, o prepararnos un café con unos huevos revueltos, la segunda opción es la ganadora (salvo casos de alergia alimentaria o recomendación médica).

Consumir un desayuno pesado puede ser todo lo contrario a lo que necesitamos al despertar. Estos alimentos ricos en hidratos de carbono refinados liberan serotonina que suele conllevar más relajación que activación. Si has comido un buen plato de macarrones o espaguetis habrás notado que aparece somnolencia de repente.

Al contrario, los huevos son fuente de grasas y proteína que nos harán comenzar el día con una energía diferente. Si lo combinamos con el beneficio del apartado siguiente dispondremos además de esa energía a lo largo de toda la mañana.

Tendrás menos hambre a lo largo del día y podrás mejorar tu composición corporal

Huevos

Añadir huevo al desayuno o a cualquier comida del día nos aportará la saciedad característica de los alimentos ricos en grasas y en proteína. Una opción es disponer de varios huevos cocidos en la nevera para acudir a ellos en esos momentos en los que nos llama la nevera, en lugar de escoger otros alimentos menos saludables como los embutidos.

Varios estudios concluyen que al consumir huevos en el desayuno los sujetos se sintieron más saciados por lo que consumieron menos calorías en las comidas posteriores. Por el contrario, lo que consumieron un bollo llegaron a la siguiente comida con más hambre e ingirieron más calorías.

Mejores resultados en tareas cognitivas

Mk S Ftq9v Vfklq Unsplash

Las vitaminas del grupo B suelen ser las que se relacionan con el buen funcionamiento del cerebro, aunque realmente cada vitamina y cada mineral tienen un papel vital en ello. Un huevo aporta gran cantidad de vitamina B12, cuya ingesta por debajo de lo recomendado puede afectar a la memoria.

El huevo también es fuente de colina, nutriente relacionado con la estructura y función del cerebro. A lo que debemos añadir su contenido en omega-3 creando así una combinación perfecta para desarrollar todo el potencial de nuestro cerebro.

Menor inflamación y mayor protección frente a diferentes enfermedades

Huevos

Los huevos cuentan con componentes bioactivos que nos ayudan a disminuir la inflamación que se dan en el cuerpo por una mala dieta, sedentarismo, estrés, etc. Es importante que los huevos sean de alta calidad para que la proporción entre omega-3 y omega-6 sea favorable hacia el primero.

A su vez el colesterol propio del huevo no es el responsable directo de los problemas que puede acarrear un exceso de colesterol producido por nuestro cuerpo. Ese colesterol que nuestro cuerpo fabrica proviene de otros alimentos poco sanos que la bollería y ultraprocesados con una alta cantidad de grasas trans.

Puede ocurrir todo lo contrario, que ese colesterol propio de la yema del huevo, que es la parte grasa, sea nuestro aliado para una mejor salud a corto y a largo plazo. Incluso el colesterol del huevo nos ayuda en los mecanismos de aumento de masa muscular.

A largo plazo nos aleja del síndrome metabólico

Huevos

El síndrome metabólico es un cuadro médico que ocurre cuando se dan a la vez varias alteraciones cardiometabólicas: niveles de glucosa en sangre elevados, tensión arterial por encima de lo normal, triglicéridos altos, entre otros.

Sumaremos un punto positivo si tenemos el "colesterol bueno" (HDL)  por encima de 60 mg / dL, o por el contrario anotaremos un punto negativo si ese HDL está por debajo de 40 mg / dL en hombres o igual o menor de 50 mg / dL en mujeres. ¿Adivinas qué alimento nos aporta gran cantidad de HDL? Sí, el huevo.

Una estética mejorada

La biotina propia del huevo podría ayudar a nuestro cabello a estar más sano. Debido a esta relación entre el huevo y el pelo surgieron las mascarillas hechas con huevo. Nuestra piel también puede salir beneficiada ya que los antioxidantes del huevo colaboran en tareas de antienvejecimiento al cuidar de nuestras células.

¿Puedo consumir huevos a diario?

Huevos

No habría problema en ello si no tienes ninguna enfermedad metabólica o alguna limitación médica. Realmente donde encontramos los casos de aumento de enfermedades cardiovasculares es con los alimentos que pueden consumirse con dichos huevos: queso, carnes procesadas, fritos...

Por tanto, no podemos centrarnos única y exclusivamente en este alimento sin abordar toda la dieta al completo. Si llevamos una dieta elevada en alimentos con mucho colesterol, caben en ella menos huevos. Si por el contrario nuestra dieta es baja en grasas sí tiene más cabida este alimento.

También dependerá de nuestra situación fisiológica. Las personas con diabetes, con sobrepeso o con un entorno cardiometabólico alterado puede ser recomendable que consulten a un profesional para saber cómo introducir este alimento en su dieta.

No existe un consenso sobre la cantidad de huevos recomendables al día o a la semana. En ello influyen muchos factores como el resto de alimentos de la dieta, la calidad del huevo en sí, el estado metabólico de la persona, la cantidad de actividad física que se realiza, etc.

Por lo que difícilmente se podrá establecer un consenso sobre ello, al menos uno que sea adecuado para cada persona de forma individualizada.

En Vitónica | 31 desayunos saludables con huevo para empezar el día lleno de energía

Imágenes | Unplash

Temas
Inicio