Compartir
Publicidad
Publicidad

Así funcionan las cintas de correr curvas (y así pueden ayudarte a mejorar tu técnica de carrera)

Así funcionan las cintas de correr curvas (y así pueden ayudarte a mejorar tu técnica de carrera)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde hace un tiempo han llegado a algunos centros de entrenamiento las cintas de correr curvas (nosotros ya las probamos el año pasado y os contamos nuestra experiencia). Ya a simple vista podemos apreciar que difieren bastante de las cintas de correr tradicionales: esto es lo que nos puede aportar a nuestro entrenamiento de carrera el hecho de entrenar en una cinta de correr curva.

La diferencia más notable entre las cintas de correr tradicionales y las cintas de correr curvas (además de su disposición, claro) es que estas últimas no cuentan con motor, sino que tenemos que utilizar la fuerza de nuestras piernas para que el tapiz se mueva. El hecho de que la superficie de estas sea cóncava nos ayuda a ponerla en marcha, dando las primeras zancadas en la zona delantera para facilitar el movimiento.

Al utilizarlas siempre debemos comenzar caminando hasta que encontremos una posición estable: una vez nos hemos acostumbrado a caminar en este nuevo plano, pasamos al trote ligero y después a la carrera más rápida. La velocidad de la cinta la controlamos con la fuerza y la cadencia de nuestras zancadas, sin necesidad de botones.

La técnica de carrera que utilizamos en estas cintas es mucho más similar a la carrera al aire libre de la que usamos si corremos en una cinta tradicional. Tanto la posición de nuestro cuerpo como la musculatura implicada en el gesto de carrera (sobre todo en el caso de los isquiotibiales) es mucho más cercano a la carrera "real" que a la que podemos realizar sobre una cinta plana.

Estas cintas, además, implican un gasto calórico mayor durante la carrera (alrededor de un 30% más que si entrenamos en una cinta tradicional), ya que como hemos dicho el tapiz lo tenemos que mover nosotros mismos al no estar motorizadas.

Las cintas curvas, además, pueden ayudarnos a mejorar nuestra técnica de carrera, facilitando la entrada de mediopié en la zancada y colaborando a evitar el taloneo mientras corremos. Para muestra, una pequeña secuencia de entrenamiento barefoot en cinta curva donde podéis ver cómo la fase de impacto se realiza con la parte media del pie.

¿Habéis probado estas cintas? ¿Las sensaciones han sido muy diferentes a las de las cintas de correr habituales?

Imagen | Woodway
En Vitónica | Cansado de correr en la cinta: prueba este entrenamiento
En Vitónica | El siniestro origen de la cinta de correr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos