Compartir
Publicidad
Correr con calor: lo que tienes que saber antes de calzarte las zapatillas en primavera y verano
Carrera

Correr con calor: lo que tienes que saber antes de calzarte las zapatillas en primavera y verano

Publicidad
Publicidad

Se acercan (aunque les está costando un poco llegar) los días de más calor del año y, como corredores, tenemos que estar prevenidos ante las altas temperaturas si queremos seguir disfrutando de la carrera al aire libre.

¿Qué tipo de ropa tenemos que usar? ¿Cómo podemos hidratarnos correctamente? ¿Cómo podemos diseñar un recorrido acertado? Estos son los nueve consejos que no puedes pasar por alto a la hora de correr en los días calurosos si lo que quieres es proteger tu salud.

Lo imprescindible antes de salir a correr

  • Diseña una ruta que no sea a pleno sol: con google maps es fácil diseñar rutas de carrera de distintas longitudes, según la tirada que te toque hacer. Procura que esa ruta de entrenamiento pase por zonas arboladas y donde haya sombras para que estés más fresco (es ideal si, además, podemos pasar por alguna fuente donde refrescarnos) y evita las zonas donde no haya cobijo y te encuentres todo el tiempo debajo del sol.

  • Elige ropa y zapatillas adecuadas para el calor: lo más importante es que tanto la ropa como el calzado que usemos sean transpirables y frescos. En cuanto a la ropa, asegúrate de que dispone de tecnología de evacuación del sudor para evitar que se acumule en la piel y podamos así resfriarnos.

  • Aplícate protector solar en las partes del cuerpo que queden a la vista: haz hincapié sobre todo en la zona de los hombros, la nuca y el escote, donde la piel es sensible y se encuentra prácticamente todo el tiempo bajo la exposición solar. No olvides otras zonas que quedan al aire como brazos y piernas, y otras que pasan más desapercibidas como la nariz o la parte de arriba de las orejas.

Qué hacer durante la carrera

correr-con-calor
  • Mantente bien hidratado durante todo tu entrenamiento: si la salida va a ser larga y no sabes si vas a encontrar fuentes en el camino, lo mejor que puedes hacer es llevar tu propia mochila de hidratación. Llevar agua fresca contigo te asegura que mantendrás tu rendimiento y que no pondrás en riesgo tu salud.

  • No salgas a correr en las horas centrales del día: lo ideal es no salir a correr cuando el sol pega con más fuerza y el calor aprieta (entre las 12 y las 18:00 aproximadamente). Escoge la primera hora de la mañana o la última hora de la tarde para llevar a cabo tus entrenamientos.

  • Si te encuentras mal, es importante que pares: si comienzas a sentir ganas de vomitar o dolor de cabeza, lo mejor que puedes hacer es pararte, refrescarte y recuperarte, ya que pueden ser los primeros síntomas de una deshidratación. Escuchar a tu cuerpo es importante siempre.

Consejos después de correr

correr-con-calor
  • Hidrátate inmediatamente después: correr en verano es sinónimo de sudar mucho, por lo que después de un buen entrenamiento habremos perdido líquidos y sales minerales. Para reponerlos, la mejor opción es el agua y, si el entrenamiento ha sido muy intenso, podemos además aportar sales minerales a través de una bebida isotónica.

  • Hidrata también tu piel: después de la ducha asegúrate de volver a hidratar tu piel con crema hidratante o con un after sun. Tu piel también necesita hidratación después de una sesión de sol.

  • Aprovecha las frutas del verano: la sandía y el melón, típicas de estas fechas, van bien cargaditas de agua y son otro modo muy sabroso de rehidratarte después de una carrera. Aprovecha cuando se encuentren de temporada (entre los meses de junio y agosto) para consumirlas y comerlas a bocados o, por ejemplo, en forma de gazpacho.

Imágenes | Unsplash
En Vitónica | Running en verano: ¿qué sucede en nuestro cuerpo cuando corremos con mucho calor?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio