Así es como conseguí eliminar los alimentos fritos de mi dieta, con muy poco esfuerzo
Dietas

Así es como conseguí eliminar los alimentos fritos de mi dieta, con muy poco esfuerzo

La frituras, especialmente aquellas preparadas fuera de casa o propias de los fast food, suelen ser platos de escasa calidad nutricional y que los nutricionistas recomendamos evitar en la dieta habitual. Aunque una buena fritura hecha en casa puede no ser tan nociva, en mi caso he conseguido eliminar de mi dieta los alimentos fritos, con muy poco esfuerzo.

Casi sin fritos en casa durante la infancia

Los hábitos se construyen desde muy pequeños y ellos sin duda me han marcado hasta el día de hoy, logrando que casi sin darme cuenta eliminará  los fritos por completo de la mesa habitual.

Si bien la cocina de mis abuelos podía eventualmente llenarse de buñuelos fritos o tortilla de patatas recién hecha en su forma más tradicional; en casa mis padres muy ocasionalmente freían alimentos.

Quizás debido a la pereza que les generaba todo lo que implica una fritura y  su posterior limpieza en la cocina; las frituras no eran habituales en nuestra dieta durante la infancia sino que se limitaban a salidas fuera de casa en dónde si podíamos degustar unas patatas fritas o algún pescado rebozado.

Salvo las excepciones de comidas preparadas por ajenos o las salidas en dónde se compraba o se degustaba comida de restaurantes, en casa en dónde si se cocinaba mucho, los fritos casi no tenían presencia.

Por otro lado, he crecido en un pequeño pueblo alejado de las grandes  cadenas de fast food y de muchos ultraprocesados, por lo que mi  alimentación se componía mayormente de preparaciones al horno, salteadas, hervidas, a la plancha o a la parrilla.

Así, de forma habitual en mi casa no había torrijas ni empanadillas fritas ni croquetas, si no eventualmente un filete o pescado rebozado, una tortilla de patatas o unos buñuelos elaborados por mi abuelo materno, cuando decidía eventualmente mimarnos mediante sus platos.

Horno

La incursión en el mundo de la nutrición

Ya de adolescente, cuando me fui de mi casa para comenzar mis estudios de nutrición, sin duda este hábito de no freír se reforzó, en el intento de mejorar la calidad de lo que comía alejándome de platos cargado de grasas y calorías innecesarias así como también muchas veces, de harinas refinadas que acompañan a gran parte de los fritos.

Las patatas fritas nunca fueron de mi agrado y mi vida de estudiante  colaboró para que me alejara de estas preparaciones que ni siquiera sabía  elaborar con mis propias manos.

Los filetes rebozados siempre los he preparado al horno con una moderada o escasa cantidad de aceite, mientras que el pescado lo consumo de preferencia a la plancha.

Croquetas, buñuelos y torrijas no forman parte de mi cocina habitual, ya que nunca han tenido un papel protagónico en mi mesa desde niña y por lo tanto, jamás los he echado de menos.

Otras razones por la cuales los fritos no son de mí agrado

Más allá de los conocimientos sobre nutrición y mis hábitos creados desde la infancia, en la actualidad hay otras razones por las cuales los fritos no son de mi agrado.

Entre ellas, la principal es que percibo en muchos platos fritos, el sabor atenuado de sus ingredientes principales. Es decir, las verduras en una croqueta suelen perderse, mientras que un pescado rebozado y posteriormente frito pierde su esencia y el sabor a los condimentos suaves que podemos darle cuando lo cocinamos a la plancha.

Por otro lado, a mi (cómo a mis padres) me da un poco de pereza freír  utilizando una gran cantidad de aceite que posteriormente tenemos que  reciclar o desechar adecuadamente así como también, limpiar en el sartén que hemos utilizado.

Asimismo, para la dieta de niños intento que tampoco se instale el hábito de  comer preparaciones fritas y cuidar ante todo su digestión, intentando  por ello que las frituras (más pesadas e indigestas) no formen parte de su  mesa diaria.

Pero más allá de todo esto, el gusto por los fritos no se ha desarrollado nunca en mí, y prefiero preparaciones de sabor auténtico que conservan su esencia natural y que por supuesto, siempre resultan más saludables y saciantes.

Lo mismo pretendo para mis niños: que degusten sabores naturales, básicos y auténticos y que le cojan el gusto a ello sin que sea necesario freír para incorporar por ejemplo, una verdura desconocida o un nuevo pescado.

Pues debido a todo lo antes dicho, hoy llevo una dieta prácticamente sin frituras, sin que ello haya representado un gran esfuerzo, pero si muchos beneficios para mí salud y la de mi familia.

En Vitónica | Cinco razones para reducir las frituras en tu dieta

Imagen | iStock

Temas
Inicio