Compartir
Publicidad
Dieta South Beach para adelgazar: qué es, cómo se hace y, sobre todo, ¿es segura?
Dietas

Dieta South Beach para adelgazar: qué es, cómo se hace y, sobre todo, ¿es segura?

Publicidad
Publicidad

Hay muchas dietas famosas que se presentan ante nosotros cada día, entre ellas una de las más conocidas es la dieta South Beach para adelgazar. Te contamos en qué consiste, cómo se hace y sobre todo, si es segura o no para nuestro cuerpo.

Dieta South Beach: qué es y cómo se lleva a cabo

La dieta South Beach se promociona en su propio libro como una opción para perder peso de forma rápida y sostenible. Fue creada por el cardiólogo Arthur Agatston en 2003 y su nombre proviene de una atractiva región de Miami.

Es una dieta reducida en hidratos de carbono o low carb y estructurada en tres fases. En la misma predominan proteínas y grasas saludables como fuente de energía. Aunque su valor calórico no está estipulado, es una dieta que promueve el balance energético negativo y así también, favorece el adelgazamiento.

Señala que ayuda a ingerir hidratos de carbono saludables, basando la elección de los mismos en el índice glucémico y carga glucémica, así como también, incentiva el consumo de grasas sanas y proteínas.

Cómo poner en práctica la dieta South Beach

En la dieta South Beach se restringen los hidratos de carbono y se prioriza la ingesta de aquellos con menor carga glucémica.

Concretamente, la dieta se estructura en tres fases:

  • Fase 1 o inicial: con una duración de dos semanas esta fase está diseñada para eliminar los deseos de alimentos ricos en azúcares y harinas refinadas, estimando una pérdida de peso de entre 3 y 6 kilos. Así, se prohíbe la ingesta de pastas, arroz, pan, alcohol y frutas o zumos de frutas. Las comidas deben basarse proteínas magras como mariscos, carne de aves sin piel, carnes rojas magras y productos de soja. También se permiten vegetales ricos en fibras (excepto patatas, batata, zanahoria y calabaza), lácteos con bajo contenido de grasa y alimentos con grasas insaturadas como aguacates, aceite de oliva, frutos secos y semillas.
  • Fase 2: en la fase anterior también llamada de desintoxicación se logra una pérdida de peso notable, pero en esta segunda fase se pretende sostener la misma a largo plazo reduciendo así la velocidad de adelgazamiento. Para ello, se permite reincorporar algunos de los alimentos que estaban prohibidos en la fase 1 como los panes integrales, las pastas integrales, el arroz integral, las frutas y más vegetales. Se permanece en esta fase hasta alcanzar el peso estipulado o deseado
  • Fase 3: es una fase de mantenimiento destinada a lograr un comportamiento saludable en torno a la alimentación que perdure para siempre. Así, aunque continúan las premisas de las fases anteriores y los hidratos siguen siendo reducidos, se permite la inclusión de casi todo tipo de alimentos con moderación. En esta última parte de la dieta, las comidas deben distribuirse en seis ingestas diarias.
Food 3223286 1280 2

Para que tengamos mayor idea de cómo es poner en práctica la dieta South Beach, dejamos un menú ejemplo de la fase 1 de la misma que revelan expertos de la Clínica Mayo:

  • Desayuno: tortilla con salmón ahumado o huevos al horno con espinacas y jamón, junto con una taza de café o té.
  • Almuerzo: ensalada de vegetales con vieiras o camarones, junto con té helado o agua mineral con gas.
  • Cena: atún o cerdo asado acompañado de vegetales asados y una ensalada.
  • Postre:tarta de queso y ricota o una natilla de café expreso fría (recetas propias de la dieta South Beach).
  • Tentempiés: arrollado de queso Muenster y pavo o garbanzos asados.

Claramente es una dieta reducida en hidratos, pudiendo este nutriente no alcanzar el 30% del valor energético diario y por ello, en algunos casos se produce una cetosis o formación de cuerpos cetónicos en estas primas instancias de la dieta.

¿Es segura la dieta South Beach?

Que es una alternativa que permite bajar de peso, sin duda lo es al reducir drásticamente los hidratos de carbono y así, quitar las principales fuentes de energía de la dieta.

Sin embargo,** ¿es segura su puesta en práctica?** En primer lugar debemos ver el método que emplea la dieta South Beach para fomentar un rápido adelgazamiento: una drástica reducción de hidratos de carbono.

Con esta herramienta que en personas muy activas físicamente puede generar cetosis, se produce una gran quema de grasa con la consecuente marcada pérdida de peso que puede ocasionar una adaptación metabólica o lo que es igual, una reducción de las calorías que el cuerpo quema, así como un incremento de hormonas que producen hambre y nos incentivan a comer.

Todo esto puede verse potenciado por la restricción que se impone en la fase inicial de la dieta y así, ya en fase dos encontrar difícil el adelgazamiento o bien, comenzar a experimentar cambios metabólicos que a largo plazo podrían ser perjudiciales para el organismo como un descenso de hormonas tiroideas o un incremento en los niveles de cortisol, la hormona del estrés.

Belly 2354 1280 3

Asimismo, si no se realiza bajo control médico y se emplea un formato estricto de dieta reducida en hidratos que ocasione cetosis, los riesgos son mayores pudiendo sufrir desde náuseas y mareos, hasta dolor de cabeza, reducción del rendimiento y otros efectos secundarios. Incluso, en personas vulnerables como quienes tienen antecedentes de diabetes, la cetosis puede conducir a una cetoacidosis como ha sido reportado en una persona que realizaba la dieta South Beach con muy bajo contenido en hidratos (menos de 20 gramos diarios).

No podemos dejar de mencionar que, como en otras dietas milagro se puede ver en esta dieta un negocio considerable, con variedad de planes alimenticios y menús que no son individualizados sino que podemos acceder a ellos comprando los mismos en su página web.

Y por último, como en otras dietas populares y estrictas, la dieta South Beach puede predisponer al déficit de nutrientes al restringir marcadamente alimentos ricos en vitaminas y minerales como son frutas y verduras.

Entonces, no es una dieta saludable y libre de efectos secundarios, ni tampoco una opción personalizada que contemple todas nuestras necesidades y nos ayude a lograr con efectividad una modificación de hábitos y pérdida de peso segura.

Imagen | Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio