Compartir
Publicidad
Regular la hormona grelina te ayuda a llegar a un peso saludable: así puedes hacerlo
Dietas

Regular la hormona grelina te ayuda a llegar a un peso saludable: así puedes hacerlo

Publicidad
Publicidad

En el desarrollo de obesidad o cuando buscamos adelgazar, debemos considerar que intervienen muchas hormonas que circulan en nuestro organismo, una de gran importancia es la llamada grelina que podemos regular para alcanzar un peso saludable.

Qué es la grelina

La grelina, también llamada hormona del hambre porque resulta determinante en el desarrollo de esta sensación así como en el origen de los deseos de comer o apetito, es una sustancia de gran importancia en la regulación del peso corporal y el balance energético.

Es la hormona opositora a la leptina y por ello, de su regulación depende en gran parte el logro y mantenimiento de un peso sano, ya que su alteración puede generar desde sobrepeso y obesidad hasta bajo peso y desnutrición también.

Hambre

Se produce en nuestro cuerpo en el estómago principalmente, aunque órganos como el glándulas cerebrales, placenta, corazón, hígado y otros también pueden expresarla.

Actúa no sólo a nivel local vía nerviosa sino que principalmente en el cerebro, pudiendo atravesar la barrera hematoencefálica y desde allí, actuar inhibiendo los centros productores de saciedad y estimulando el apetito así como la ingesta alimentaria.

Las funciones de la grelina

La grelina es una hormona compleja, cuyos diferentes órganos productores evidencian señalando al gran variedad y lugares acción de la misma.

No sólo estimula el apetito y el hambre siendo por ello una hormona orexígena (que favorece la ingesta de alimentos) sino que además interviene estimulando hormonas anabólicas, señalizando la ausencia de nutrientes, reduciendo la saciedad y el gasto calórico.

Tiene efectos a corto plazo sobre la ingesta de alimentos y también a largo plazo en la regulación del peso corporal, ya que por ejemplo estimula el apetito pero también, favorece el almacenamiento de grasas, el ahorro energético o caída del metabolismo basal y la búsqueda de alimentos concentrados en calorías si por ejemplo hemos adelgazado a base de una dieta restringida en calorías como señala un estudio publicado en la Revista Venezolana de Endocrinología y Metabolismo.

Muchohambre

Aunque sus funciones relacionadas al balance de energía del cuerpo y la regulación del peso y grasa corporal son las más estudiadas, la grelina también interviene en el sistema inmune, en la motilidad y funcionamiento del aparato digestivo, en el metabolismo óseo, en la memoria, el sueño y muchas otras actividades más asociadas a la supervivencia de nuestro cuerpo como concluyen investigadores mexicanos.

Como podemos ver, es una hormona compleja y de gran valor en el funcionamiento habitual de nuestro organismo, siendo clave su rol en la homeostasis o equilibrio energético.

Estrategias para alcanzar un peso saludable

Si conocemos los factores que desencadenan un aumento en la producción de grelina así como aquellos que reducen su expresión en el organismo, podemos mantener niveles controlados de hambre y apetito así como favorecer el logro de un peso saludable.

Algunas estrategias que pueden ayudar en este sentido son:

Descansar bien cada noche

Sueno

No sólo dormir lo suficiente sino más bien lograr un descanso de calidad es clave para que nuestro cuerpo se sienta como nuevo, sin estrés al día siguiente. Asimismo, investigadores estadounidenses señalaron que un descanso insuficiente eleva los niveles de grelina y reduce los de leptina, razón por la cual un sueño adecuado es importante para alcanzar un peso sano.

Dormir mal o poco puede empujarnos por su influencia en los niveles de esta hormona que estimula el hambre y el apetito, a comer más y peor, siendo determinante en la posibilidad de aumentar de peso o por el contrario, adelgazar.

Evitar dietas extremas

Dieta

Las dietas de muy bajo valor calórico que restringen considerablemente la ingesta de alimentos así como también, producen un gran descenso de peso colocan en "modo ahorro" al organismo y por ello, estimulan la liberación de grelina quien viene a indicar a nuestro cerebro que es momento de guardar las pocas calorías que se consumen así como también, de minimizar el gasto de energía.

La grelina es por eso, una de las responsables del descenso del metabolismo que se ocasiona ante dietas extremas que incluyen muy pocas calorías, períodos largos de ayuno o restricciones severas que no hacen más que acentuar el hambre y los deseos de comer.

Realizar ejercicio

Ejercicio

Realizar ejercicio siempre es importante al momento de adelgazar, no sólo porque nos ayuda a incrementar el gasto de calorías, sino también porque interviene en hormonas que regulan el hambre como la grelina.

Su práctica puede incentivar la liberación de leptina y la reducción de grelina en el organismo favoreciendo la saciedad y reduciendo el hambre, algo que es clave para lograr un peso sano o adelgazar fácilmente, por ello, el ejercicio es otro factor a considerar para regular los niveles de grelina en el organismo.

Evitar el alcohol

Alcohol

El consumo de alcohol siempre se recomienda contraproducente para el logro de un peso adecuado y también para cuidar la salud, aun en pequeñas cantidades. Pues entre otras cosas modifica hormonas que regulan el hambre y como señala un estudio publicado en Physiology & Behavior, estimula el apetito favoreciendo el balance energético positivo.

Reduciendo los niveles de leptina e incrementando los de grelina, el alcohol incrementa el hambre y reduce la saciedad, siendo uno de los principales enemigos al momento de lograr un peso sano.

Así puedes regular los niveles de grelina para lograr un peso sano mediante la reducción de la sensación de hambre y los deseos de comer así como incrementando la saciedad y el gasto calórico diario.

Bibliografía consultada | Rev. Venez. Endocrinol. Metab. v.6 n.2 Mérida jun. 2008; Rev Med UV, Vol. 8, Núm. 2, 2008; Ann Intern Med. 2004 Dec 7;141(11):846-50; American Journal of Physiology (Regul Integr Comp Physiol), 296: R29-R35, 2009; Physiology & Behavior, Volume 74, Issue 3, October 2001, Pages 283-289.
Imagen | iStock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio