Compartir
Publicidad
Entrenamiento en suspensión o entrenamiento con pesas: ¿con cuál me quedo si quiero bajar de peso?
Entrenamiento

Entrenamiento en suspensión o entrenamiento con pesas: ¿con cuál me quedo si quiero bajar de peso?

Publicidad
Publicidad

A la hora de perder grasa es imperativo seguir una dieta hipocalórica, la que sea, pero que asegure una cantidad correcta de proteínas para mantener la masa muscular y unos mínimos de grasas y carbohidratos. Pero, ¿qué sucede con el entrenamiento? ¿cuál es el mejor para perder peso y grasa?

En este artículo daremos respuesta a estas preguntas. 

¿Qué entendemos por entrenamiento en suspensión?

El entrenamiento en suspensión se fundamenta en el uso de un implemento llamado TRX que consiste en unas cintas rígidas que se fijan a un punto fijo mediante un anclaje central. En el otro extremo podemos sujetar los TRX con las manos mediante unos agarres, aunque también presentan unos estribos para poder colocar los pies en algunos de los ejercicios. 

Una de las ventajas que presenta este implemento es el de poder usarlo en casi cualquier parte mientras se cumplan las condiciones adecuadas de seguridad, sobre todo porque el anclaje debe ser estable. Además el protagonista en los ejercicios es el cuerpo por lo que se necesita bastante poco para entrenar de esta manera.  

¿Qué entendemos por entrenamiento con pesas?

El entrenamiento con pesas es el entrenamiento de fuerza realizado a través de diferentes implementos como mancuernas, barras, discos, poleas o máquinas aunque es perfectamente extensible a otros implementos como kettlebells, bandas elásticas o incluso el mismísimo TRX. 

En definitiva es cualquier entrenamiento que se valga de una resistencia externa para aumentar la tensión mecánica sobre nuestros tejidos activos (músculos) y pasivos (tejido conjuntivo). De esta manera las diferencias que a priori podría haber entre el entrenamiento en suspensión y el de pesas se reducen bastante dado que ambos son modalidades diferentes del entrenamiento de fuerza. 

La mayor ventaja del entrenamiento con pesas respecto al entrenamiento en suspensión es la facilidad para aplicar el principio de sobrecarga progresiva puesto que tenemos mucho más margen de mejora al poder manipular al milímetro el peso que colocamos en la barra o la mancuerna que escogemos. 

Entonces, ¿cuál es el mejor de los dos para perder peso y grasa?

La respuesta es que cualquiera de los dos es perfectamente válido mientras nos genere adherencia y nos permita disfrutar del proceso. Si me han contado que el TRX es lo mejor para perder peso pero a mi no me gusta entrenar con TRX, no llegaré muy lejos. 

Al revés también sucede lo mismo ya que uno de los puntos flacos del entrenamiento con pesas para muchísimas personas es la monotonía que produce realizarlo. Aunque puede enfocarse y estructurarse de formas mucho más atractivas, muchas personas ven el entrenamiento con pesas como una sucesión interminable de series seguidas de descansos de un minuto y medio

Lo único que hay que tener en cuenta es lo que mencionábamos antes acerca del entrenamiento con pesas: es más fácil no dejar de progresar

En el entrenamiento en suspensión llegará un momento en el que nuestro peso corporal no será suficiente para producir el estímulo adecuado en nuestro organismo y aunque podemos usar chalecos lastrados es una solución limitada a largo plazo

Sea como fuere elige el entrenamiento que más te guste y sigue una dieta hipocalórica. 

Imágenes | Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio