Publicidad

Henry Cavill seguirá siendo Superman, y así fue su entrenamiento para convertirse en "el hombre de acero"

Henry Cavill seguirá siendo Superman, y así fue su entrenamiento para convertirse en "el hombre de acero"
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Henry Cavill está de actualidad por encarnar a Geralt de Rivia en la nueva serie The Witcher, que se estrenará en Netflix el próximo 20 de diciembre (y que esperamos impacientes); pero también porque ha confirmado en una entrevista que sigue siendo Superman. "La capa sigue siendo mía"; y esperemos que durante mucho tiempo, añadimos.

El espectacular físico que Cavill luce en las películas en las que encarna a Superman (El hombre de acero, Batman Vs. Superman y La liga de la justicia) no es fruto de la casualidad, aunque su genética también tiene mucho que ver. Cavill entrenó intensamente durante meses para convertirse en un súper héroe: así fue parte de su entrenamiento.

Cavill se puso a las órdenes de Mark Twight, ex-escalador americano, fundador del exclusivo gimnasio Gym Jones y responsable del entrenamiento de hitos estéticos de la pantalla grande, como el casting de 300 (había retoque en esos abdominales, pero la base muscular también estaba ahí).

Antes de empezar a entrenar en la sala del gimnasio, Cavill entrenó durante dos meses por su cuenta para mejorar su base física. Después de esto, pasó cuatro meses entrenando bajo la supervisión de Twight, cuya filosofía se basa en el trabajo con pesos libres (nada de máquinas) y la combinación de básicos con otros ejercicios típicos del CrossFit.

Durante esos meses, Cavill realizó entrenamientos de alta intensidad con ejercicios funcionales, circuitos con movimientos de halterofilia, trabajo con kettlebells y battle ropes, además de sprints y subidas y bajadas de escaleras. Un entrenamiento muy variado y exigente en el que llegaba a combinar hasta dos sesiones diarias.

La primera fase del entrenamiento fue encaminada a la ganancia de masa muscular con el objetivo de conseguir el físico macizo característico del hombre de acero. La segunda parte, cuando ya se había iniciado el rodaje y Cavill no disponía de tanto tiempo para entrenar, se dedicó al mantenimiento, para no perder mucha masa muscular.

 

Evidentemente, el entrenamiento fue acompañado de una dieta digna también de un súper hombre: el mismo Cavill ha afirmado en diferentes entrevistas que en un día de entrenamiento intenso podía llegar a consumir hasta 5.000 kilocalorías, bajando después hasta las 3.500 kilocalorías. Ojo, porque hay que tener en cuenta que realizaba entrenamientos de hasta dos horas y media de duración a una intensidad muy alta.

Por supuesto, la genética y el hecho de poder dedicar días enteros a prepararse físicamente para un papel como el de Superman (forma parte de su trabajo, así que puede hacerlo) han sido determinantes a la hora de que Cavill haya conseguido un físico tan espectacular, al alcance de unos pocos elegidos.

En Vitónica | Entrena al estilo de Thor: así trabajas tu cuerpo cuando entrenas con un martillo

Imágenes | Instagram Henry Cavill

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir