Compartir
Publicidad
Las claves para no pagar un año de gimnasio e ir solamente la primera semana
Entrenamiento

Las claves para no pagar un año de gimnasio e ir solamente la primera semana

Publicidad
Publicidad

Apuntarse al gimnasio es uno de los buenos propósitos más comunes en el mes de enero: después de las fiestas navideñas, generalmente celebradas siempre alrededor de una mesa llena de comida y de bebida, parece que tomamos conciencia de que queremos perder peso o mejorar nuestra salud, y comenzar a hacer ejercicio es una de las cosas que se nos vienen a la cabeza.

Vaya por delante que, como ya os hemos contado anteriormente, no es obligatorio apuntarse al gym para ponerse en forma, sino que existen otros entrenamientos que puedes hacer en casa o al aire libre. Pero si has decidido comenzar a entrenar en el gimnasio, estas son las claves para que la motivación te dure más de una semana.

Tómate tu tiempo y escoge el gimnasio adecuado

motivacion-gimnasio

Son muchas las variables que tenemos que tener en cuenta a la hora de apuntarnos a un gimnasio: entre ellas podemos encontrar, por ejemplo, la situación del mismo (que esté cerca de nuestro trabajo o de nuestra casa), que oferten las clases que nos interesan si es que queremos comenzar con clases colectivas o el nivel de limpieza de vestuarios y salas.

Lo ideal es que antes de apuntarnos a un gimnasio hayamos hecho un "barrido" entre varios centros para ver cuál es el que mejor se adapta a nuestras necesidades. Antes de elegir, algo muy recomendable es visitar el gimnasio en el mismo horario en el que piensas ir a entrenar para que puedas ver in situ la cantidad de gente que hay y cómo se desarrollan las diferentes actividades.

Muchos gimnasios disponen de pases por días que puedes aprovechar para probar las instalaciones o las diferentes clases a las que piensas acudir. Tómate tu tiempo para poder realizar una elección acertada.

Establece un horario fijo para entrenar

motivacion-gimnasio

"Iré a entrenar cuando pueda" es más o menos el equivalente a no ir a entrenar nunca. Si de verdad quieres ser constante a la hora de entrenar en el gimnasio, establece un horario para ello. No lo trates como un extra del tipo "oye, pues si me da tiempo, voy", sino como una cita más en tu día a día, igual de importante que las otras que tengas en la agenda.

Para algunos, la primera hora de la mañana es la mejor oportunidad para entrenar: comienzas el día con movimiento, evitas posibles contratiempos que te impidan ir a entrenar (a esas horas no suele haber llamadas telefónicas inesperadas ni se suelen programar reuniones, por ejemplo) y disfrutas del día que te queda por delante. El inconveniente es, evidentemente, que tendrás que madrugar un poco más de lo que ya lo haces.

El medio día o la hora de comer es un momento ideal para entrenar si tu gimnasio te pilla cerca del trabajo: las salas suelen estar menos concurridas y se puede entrenar con relativa tranquilidad, además de que aprovechas lo que en algunos casos es un "tiempo muerto". Como inconveniente, si quieres ir a clases colectivas, es posible que a esa hora la oferta sea más limitada.

A partir de las seis de la tarde aproximadamente comienza la hora punta en los gimnasios: sobre todo durante los meses de enero, junio y septiembre, desde las seis y hasta las nueve o diez de la noche los gimnasios se abarrotan de gente, algo con lo que tendremos que lidiar sí o sí. Las colas en las máquinas de cardio o las esperas para conseguir un banco pueden volverse contra nosotros y nuestra fuerza de voluntad; pero es algo que dura solo unas cuantas semanas.

Clases colectivas: busca, compara y prueba

motivacion-gimnasio

Si te has propuesto entrenar en clases colectivas, es muy importante que mantengas la mente abierta y que estés dispuesto a probar diferentes cosas. No nos referimos solamente a diferentes clases (seguro que en tu gimnasio tienes una oferta enorme de clases colectivas: ¡aprovéchala!), sino también diferentes profesores o entrenadores.

Muchas veces nos cerramos en banda a probar cosas nuevas simplemente porque desde fuera nos parece que no van a encajar con nosotros, y debido a eso nos perdemos oportunidades de conocer nuevas formas de ejercitarnos y pasarlo bien al mismo tiempo. ¿Crees que el Pilates o el spinning no son para ti pero solo los has visto desde el otro lado del cristal? Dales una oportunidad y prueba una clase o un par de ellas: al fin y al cabo, están incluidas en la cuota del gimnasio y no pierdes nada, si acaso puedes descubrir que no tiene nada que ver con lo que habías pensado y quizás te termines enganchando.

Prueba también distintos instructores y profesores: es importante que encuentres una persona con la que realmente conectes a la hora de entrenar, que te motive a seguir mejorando y que haga de las clases una experiencia divertida. Quizás no es que no te guste la clase de Yoga: quizás no has encontrado todavía a tu instructor ideal.

Lleva un registro de tus entrenamientos

motivacion-gimnasio

Lo que no se cuantifica no se puede mejorar: esto aplica también en el gimnasio. Llevar un registro de tus entrenamientos es muy beneficioso tanto para ver qué es lo que te funciona y qué es lo que no según tus objetivos (porque el entrenamiento no es una ciencia exacta) como para tener una motivación extra cuando mires hacia atrás y veas todo lo que has avanzado.

Planifica las sesiones de entrenamiento y no vayas al gimnasio "al tun-tún": si sabes de antemano lo que vas a hacer cada día es mucho menos probable que te saltes entrenamientos. Planificar tus rutinas con antelación te permitirá, además,ser más organizado y ahorrarte tiempo en el gimnasio deambulando de una máquina a otra.

Si vas al gimnasio en hora punta y entrenas en la sala de fitness una buena idea puede ser llevar apuntado un "ejercicio alternativo" para todos los que tengas que hacer, de modo que si tal o cual máquina está ocupada, puedas sustituirla con un ejercicio similar y no perder mucho tiempo.

Con estos pequeños consejos no solo esperamos que vuestros entrenamientos en el gimnasio lleguen, por lo menos, hasta diciembre de este año, sino que se conviertan en parte de vuestro día a día y que os animen a moveros cada día más.

Imágenes | iStock
En Vitónica | Las clases más buscadas en el gimnasio: esto es lo que te aporta cada una de ellas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio