Publicidad

Los errores más comunes en los ejercicios básicos: errores en el remo

Los errores más comunes en los ejercicios básicos: errores en el remo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Anteriormente hemos analizado los errores más comunes en otros ejercicios básicos, como la sentadilla o el peso muerto. Hoy continuamos con uno de los ejercicios más utilizados a la hora de trabajar nuestra espalda: el remo.

Igual que ocurre con otros básicos, existen muchas variantes del remo que podemos utilizar en nuestro entrenamiento: podemos combinarlas o utilizarlas teniendo en cuenta nuestros gustos y nuestras necesidades. En todas ellas debe primar le buena ejecución por encima del peso que utilizamos, por eso hoy analizamos los errores más comunes al realizar remos y cómo podemos solucionarlos.

Los errores más comunes en el remo

  • No realizar el rango completo de movimiento: es decir, quedarnos a la mitad del movimiento. Esto es bastante común cuando hacemos remo con barra o remo Gironda. Hay que realizar el movimiento con todo su recorrido: en el caso de quedarnos a la mitad, estamos perdiendo parte del trabajo, sobre todo en lo relacionado a la musculatura interescapular.

  • Redondear la espalda durante el ejercicio: como ocurría con el peso muerto, muchas veces tendemos a redondear la espalda (sacar chepa, para entendernos) desde la postura de salida y durante la mayor parte del ejercicio. Para evitarlo, una vez más, lo que podemos hacer es realizar la retracción escapular.

  • Tirar con los brazos en lugar de implicar la musculatura de la espalda: los músculos protagonistas en los ejercicios de remo siempre son los que se encuentran en la espalda. Por supuesto, la musculatura del brazo, concretamente la del bíceps, acompaña el movimiento, pero no es el grupo muscular objetivo en este caso. Dirigir la carga con los codos puede ayudarnos a visualizar mejor los músculos que queremos trabajar.

  • Crear demasiada tensión en la zona de los hombros: un error común en los remos en polea baja es que cuando ya estamos fatigados tendemos a subir los hombros hacia las orejas y a crear una tensión excesiva en esta zona. Esto ocurre también porque no realizamos la retracción escapular. La postura correcta debe ser con la espalda erguida, respetando su curvatura natural, y los hombros abajo y atrás (como si quisiéramos sacar pecho).

Siguiente capítulo: errores comunes en las dominadas.

Imagen | iStock
En Vitónica | Remo kayak en polea alta para trabajar tus dorsales

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir