¿Sientes ardor en los músculos cuándo haces entrenamiento con pesas? Es normal y esta es la razón
Entrenamiento

¿Sientes ardor en los músculos cuándo haces entrenamiento con pesas? Es normal y esta es la razón

Todos los que entrenamos con pesas y no necesariamente en el gimnasio, sentimos esa sensación ardiente en nuestros músculos que nos obliga a detenernos y a dar por concluida la serie.

Esta sensación, aunque se acaba disipando en los próximos minutos, vuelve una y otra vez conforme nos vamos acercando al fallo muscular.

Las razones de esto tienen mucho sentido fisiológico así que en este artículo te explicamos por qué sentimos esta quemazón al entrenar y qué es lo que la provoca.

Esto es lo que sucede cuando entrenamos y contraemos nuestros músculos

Istock 868507334

En un estado de reposo nuestra sangre tiende a estar en un pH ligeramente alcalino de en torno a 7.4 y esto es común a todas las personas. No obstante, cuando entrenamos y contraemos nuestros músculos con intensidad, el pH comienza a bajar por debajo de 7 e incluso puede llegar en casos extremos a 6.5. Dicho de otra forma, nuestra sangre se acidifica.

Esta acidez es provocada por la degradación de los diferentes sustratos energéticos como carbohidratos, proteínas y grasas.

El caso es que esta acidez provoca la inhibición de una enzima clave en el proceso de obtención de energía a partir de los carbohidratos almacenados en el músculo. Esta enzima se llama fosfofructoquinasa y cuando se inhibe, aparece o comienza a aparecer la fatiga.

Aunque lo cierto es que nuestro cuerpo tiene mecanismos para tratar de tamponar esta bajada en el pH para retrasar la acidez, no son infalibles y tarde o temprano aparecerá la fatiga. Estos mecanismos principales son el de la carnosina, el sistema bicarbonato-ácido carbónico y el del fosfato.

Puede que haya suplementos deportivos que te suenen como el bicarbonato o la beta-alanina los cuales están directamente involucrados con los dos primeros mecanismos.

El origen de la sensación de ardor en los músculos

Istock 478808288

¿Qué me dirías si te dijera que la sensación de ardor en tus músculos al entrenar está muy relacionada con las medusas, las serpientes o las arañas? Con esto puede que empieces a imaginar por donde van a ir los tiros.

Durante la contracción muscular se producen fugas de iones de hidrógeno. Cuando estos se acumulan acaban provocando la activación de los sensores de neuronas sensoriales próximas. Estos sensores expresan un tipo de canales llamados canales iónicos sensibles a ácidos o ASICs por sus siglas en inglés (acid-sensing ion channels). La activación de estos canales acaba provocando la sensación ardiente y dolorosa en nuestro sistema nervioso.

Esta sensación es la misma que cuando nos pica o muerde una medusa, araña o serpiente. El veneno interactúa con estos mismos canales sensibles a ácidos y nuestro cuerpo reacciona con dolor y, en definitiva, tratando de apartarse de lo que nos lo ha causado. Es un mecanismo de defensa.

En Vitónica | Las tres razones por las que deberías incluir una semana de descarga en tu entrenamiento

En Vitónica | Estos son los tres errores más habituales que veo como entrenador en los gimnasios

Imágenes | iStock

Temas
Inicio