Compartir
Publicidad

Todo lo que tienes que saber sobre la beta-alanina: un suplemento para retrasar la aparición de fatiga durante el entrenamiento

Todo lo que tienes que saber sobre la beta-alanina: un suplemento para retrasar la aparición de fatiga durante el entrenamiento
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La beta-alanina es uno de los pocos suplementos para aumentar el rendimiento deportivo que cuentan con un grado "A" en cuanto a evidencia científica, según la Comisión Australiana del Deporte o como suplementos con buena o sólida evidencia para lograr beneficios en el rendimiento deportivo, como concluye el Comité Olímpico Internacional (COI)

¿Qué es la beta-alanina?

La beta-alanina es un derivado del aminoácido alanina. La ingesta de beta-alanina aumenta las concentraciones de carnosina, un dipéptido formado a partir de la propia beta-alanina y de la histidina, es decir, la carnosina es un derivado de dos aminoácidos. 

La carnosina se almacena en el músculo y actúa como tampón o buffer del pH muscular, es decir, contrarresta en cierta medida los efectos que la acidosis muscular tiene sobre la contracción muscular y el rendimiento deportivo. 

¿Qué es la acidosis muscular?

Por un lado, el ejercicio físico de alta intensidad provoca fuertes contracciones musculares que están acompañadas de una gran cantidad de agua tanto dentro como fuera del espacio celular las cuales pueden modificar la concentración de iones de hidrógeno existentes. Estas contracciones musculares provocan cambios en la concentración de iones de hidrógeno que acaban acumulándose en el espacio intracelular provocando acidez y un descenso del pH por debajo de 7.35. 

El cuerpo mantiene siempre unos niveles de pH entre 7.35 y 7.45, es decir, con una ligera tendencia alcalina. Cuando el pH desciende, el ambiente del entorno muscular se acidifica lo cual repercute negativamente en el rendimiento.

Por otro lado, durante estas actividades de alta intensidad, el principal sustrato energético utilizado es la glucosa de forma anaeróbica. La degradación de esta produce ácido láctico que se transforma casi instantáneamente en lactato, el cual acidifica aún más el ambiente celular. 

¿Cómo puede beneficiarme la beta-alanina?

La beta-alanina como precursor de la carnosina, aumenta los niveles de esta en el músculo. La carnosina actúa como tamponador del pH, al igual que otras moléculas como el bicarbonato lo cual permite retrasar la fatiga al contrarrestar la acidez muscular. De hecho combinar beta-alanina y bicarbonato sódico también ha demostrado mejoras en el rendimiento deportivo. 

Dada la naturaleza de la acidosis muscular en cuanto a duración e intensidad de la actividad física realizada, la beta-alanina es útil en esfuerzos intermitentes de entre 30 segundos y 10 minutos de duración. 

Esto comprendería deportes como la natación, atletismo, ciclismo, artes marciales, entrenamiento de fuerza, fútbol, baloncesto, tenis, y en definitiva cualquier deporte caracterizado por esfuerzos intermitentes de alta intensidad que abarquen esa horquilla temporal. 

En el caso del entrenamiento de fuerza puede suponer la diferencia entre completar una serie o no por lo que de forma indirecta aumenta el volumen de trabajo que podemos realizar, algo que en sinergia con la creatina puede potenciarse. 

¿Cómo debo usarla?

Las dosis estándar rondan los 3-6gr diarios no importando realmente el momento de la ingesta ya que el objetivo es incrementar los niveles de carnosina musculares, dando igual si la administración es en el preentrenamiento. 

Hilando fino también se han consensuado dosis de 65mg por kg de peso corporal dividiendo la dosis diaria en tres tomas, cosa que se recomienda ya que la beta-alanina produce un efecto secundario llamado parestesia, es decir, picores en la piel. El efecto es completamente inocuo y transitorio pero puede ser muy molesto. Así pues, dividir la dosis en tres tomas puede prevenir estos efectos. 

Para una persona de 70kg, la dosis diaria es de 4.5gr, los cuales debemos dividir en tres tomas. No suele ser complicado ya que los dosificadores habituales que presentan estos suplementos son de uno o dos gramos. 

¿Debo dejar de tomarla durante algún tiempo?

En principio no sería necesario aunque el COI recomienda protocolos de uso de 10-12 semanas. El problema con la suplementación con beta-alanina en cuanto al incremento de carnosina muscular es que este incremento no es lineal por lo que en las primeras cuatro semanas produce un incremento de hasta el 60% para después solo incrementarse un 20% más. 

Así pues, tomar la beta-alanina durante 10-12 semanas posiblemente sea lo más eficiente, seguido de un periodo de descanso de al menos un mes. 


Imágenes | iStock





Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio