Compartir
Publicidad

Fabricarnos un gimnasio improvisado para entrenar en verano cuando estemos de vacaciones

Fabricarnos un gimnasio improvisado para entrenar en verano cuando estemos de vacaciones
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estos meses para muchos significan la llegada de las vacaciones. Por delante queda un largo mes de descanso a todos los niveles, tanto que para muchos representa toda una prueba a causa de dejar el gimnasio y los entrenamientos por ese periodo de tiempo, algo que no debería ser así. A pesar de todo es complicado que podamos entrenar si no tenemos cerca un gimnasio, para ello vamos a enseñar a montar un gimnasio improvisado de manera sencilla.

Es cierto que lo que os proponemos no nos ayudara nada más que a mantenernos activos y tonificados, pero es una buena ayuda para que la vuelta sea buena y no suponga un trauma. Simplemente lo que necesitamos es un lugar donde poder entrenar, que nosotros recomendamos que sea la calle para así no solo disfrutar del sol, sino de la diversión que conlleva estar en contacto directo con la naturaleza.

Para crear nuestro propio gimnasio simplemente vamos a necesitar unos maderos redondos que colocaremos de forma estratégica para poder realizar sobre ellos los diferentes ejercicios. Los maderos deben poder agarraras con facilidad, pues las manos las vamos a posar en ellos para realizar los ejercicios. Además, tienen que ser lo suficientemente fuertes para aguantar nuestro peso. Estos maderos deben medir un metro solamente y simplemente necesitaremos tres con estas características para poder entrenar todo el cuerpo con sencillos ejercicios. Como base para ellos utilizaremos, o bien el mobiliario urbano o unas piedras a modo de sujeción. Eso sí, es muy importante que reparemos en la importancia que tiene que estos soportes sean resistentes y aguanten nuestro peso y los movimientos que vamos a realizar.

La colocación de los maderos para hacer el ejercicio será sencilla, ya que simplemente vamos a fabricar unas paralelas colocando dos barras a la altura de nuestra cadera de forma horizontal y separadas entre sí por un metro más o menos. En ellas realizaremos fondos de pecho y de tríceps así como abdominales suspendidos en el aire. Otra madera la colocaremos apoyada entre dos árboles o cualquier soporte que este lo suficientemente alto para poder suspendernos en el aire y realizar dominadas de espalda a la vez que trabajamos los hombros con la realización de este ejercicio. Es importante que no olvidemos el ejercicio aeróbico que posemos realizar al aire libre o por la playa y así disfrutar más del verano.

Imagen | blary54

En Vitonica | Haz de la playa tu gimnasio
En Vitonica | Consejos para volver a entrenar después de las vacaciones
En Vitonica | Consejos para no perder el tono muscular en vacaciones

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio