Compartir
Publicidad

Algunas malas costumbres que pueden poner en riesgo nuestras articulaciones

Algunas malas costumbres que pueden poner en riesgo nuestras articulaciones
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los dolores articulares son muy habituales en los que realizamos deporte de manera habitual. Concretamente hay algunas partes como las muñecas, los codos, las rodillas o los tobillos que se pueden resentir al realizar una actividad deportiva. En este post queremos detenernos en esto y ver algunas malas costumbres que pueden hacer que esto suceda. Además queremos detenernos en algunos consejos para evitar que esto suceda.

En la mayoría de los casos estas molestias pueden aparecer por una mala ejecución de los ejercicios. Sobre todo suele ser debido a una mala colocación de las manos o de las piernas o una mala postura a lo largo del desarrollo del ejercicio. Es cierto que muchas veces suele estar producido por esto pero existen otros muchos puntos a tener en cuenta y por eso vamos a hacer un repaso parte por parte para saber algo más.

Las muñecas, unas de las más afectadas

jkl.

Primeramente vamos a comenzar por las muñecas, ya que es una de las partes del cuerpo que más suele padecer y que más molestias nos da. Normalmente suele producirse debido al agarre que solemos elegir. Existen diferentes tipos de agarre con los que es recomendable probar, pues lo mejor es decantarnos por el que más cómodo nos resulte, pues trabajar con las muñecas forzadas puede hacer que parezcan molestias.

Cuando utilizamos las muñecas para elevar la carga, como por ejemplo en el press de pecho, lo mejor es utilizarlas solamente como punto de apoyo. En este caso es importante que traslademos todo el empuje a la parte del antebrazo. Nunca las muñecas deben aguantar la tensión de ningún ejercicio, simplemente tienen que ser el nexo de unión con los agarres. Para ello lo ideal es hacer que sean los músculos los que la aguanten. Lo mismo sucede con los codos. No podemos trasladar el aguante del ejercicio de las muñecas a los codos.

Rodillas y tobillos, otros grandes afectados

ouio

En el caso de las rodillas y los tobillos, son articulaciones que están también conectadas y pueden sufrir de igual manera. Sobre todo el mayor desgaste se produce cuando realizamos ejercicios en los que las piernas están involucradas. En este caso el principal motivo es la colocación de las piernas en los diferentes ejercicios que vamos a realizar. Siempre debemos cuidar que nunca la tensión se concentre en ninguna articulación, pues siempre deben ser los músculos los que la aguanten y los que ejecuten el movimiento.

Algo a tener en cuenta en los ejercicios de pierna es cuidar que las rodillas nunca sean las protagonistas. Para lograrlo es suficiente con tener presente que al colocar los pies nunca las rodillas deben quedar adelantadas, ya que de este modo el ángulo de acción se trasladará a éstas que serán sobre las que recaerá la tensión. Evitar ponerlas rígidas al elevar cargas es importante. Por ello a veces, si nos damos cuenta de que no estamos realizando bien los movimientos y estamos sobrecargando las articulaciones, es mejor bajar la carga y evitar sufrimientos innecesarios.

Algunos puntos generales a tener en cuenta

Fortalecer los músculos que rodean las articulaciones es importante para que sean estos quienes soporten la tensión del ejercicio. Junto a esto es recomendable evitar el uso de vendas de manera habitual, pues al final podemos conseguir el efecto contrario, y es evitar el fortalecimiento articular y el correcto movimiento de las mismas.

Imagen | ThinkStock Imagen 2 | IStock Imagen 3 | ThinkStock

En Vitónica | Algunos apuntes importantes sobre la artrosis prematura en deportistas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos