Publicidad

Tres tipos de entrenamientos de running que puedes hacer si solo tienes 30 minutos para entrenar

Tres tipos de entrenamientos de running que puedes hacer si solo tienes 30 minutos para entrenar
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Para aquellos que seguimos corriendo en los meses de verano, las primeras horas de la mañana suelen ser un momento ideal para hacerlo: todavía no hace calor, no hay mucha gente por la calle y, si conseguimos vencer al despertador, la recompensa de activarnos para lo que queda de día es otro de los alicientes.

En la parte menos positiva se encuentra que, en muchas ocasiones, tendremos que entrenar justo antes de empezar a trabajar, por lo que el tiempo disponible que tenemos para ello se reduce notablemente (a no ser que madrugues mucho, algo que puede o no entrar en nuestros planes).

Si solamente dispones de unos 30 minutos para entrenar antes de comenzar con tu jornada laboral, te dejamos tres tipos de entrenamientos que puedes hacer en ese tiempo para que puedas aprovecharlo al máximo.

Tres entrenamientos de running en menos de 30 minutos

entrenamiento-running-30-minutos
  • Entrenamiento de series: las series son un entrenamiento rápido pero intenso que nos ayudan a entrenar en poco tiempo. Podemos optar por un número más alto de series cortas (de 200 o 500 metros) o dos o tres series largas (1000 o 2000 metros) con intervalos de descanso al trote para cubrir esa media hora de entrenamiento.
  • Entrenamiento de menos a más: ya que vamos a realizar un entrenamiento corto, comenzar a un ritmo tranquilo de trote y "calentarnos" al final con un buen sprint puede ser una buena solución cuando tenemos poco tiempo. Podemos ir aumentando nuestra velocidad cada kilómetro o cada 500 metros, dependiendo de nuestro estado de forma. Un ejemplo de entrenamiento: primer kilómetro a 6 min/km, segundo kilómetro a 5:45 min/km, tercero a 5:30 min/km, cuarto a 5:15 min/km, hasta el kilómetro 4,5 a 5 min/km y últimos 500 metros de sprint.
  • Combina sprints con ejercicios de fuerza: una combinación ganadora si queremos notar que hemos hecho un buen trabajo en poco tiempo. Realiza un sprint de 500 metros, camina unos minutos para no parar en seco y haz 10-15 burpees. Vuelta a correr otro sprint de 500 metros, caminamos un par de minutos y, de nuevo, otra ronda de burpees. Aquí podemos jugar tanto con las distancias de carrera como con la cantidad de burpees u otros ejercicios que queramos llevar a cabo. Una forma diferente y amena de aprovechar un entrenamiento corto.

Imágenes | iStock

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios