Publicidad

Salir a correr a primera hora de la mañana: cinco trucos para vencer la tentación de apagar el despertador y seguir durmiendo

Salir a correr a primera hora de la mañana: cinco trucos para vencer la tentación de apagar el despertador y seguir durmiendo
Sin comentarios

En los meses de verano en general, y con las altas temperaturas que estamos teniendo en los últimos días en particular, salir a correr por la tarde o por la noche es algo que ni siquiera me planteo. Algún día he tenido que salir por la tarde debido a las circunstancias y el calor no solo hace mella en el rendimiento, sino que puede llegar a ser peligroso si no nos hidratamos de forma correcta.

Salir a correr a primera hora de la mañana (eso, en mi caso, supone salir alrededor de las 7:15) es la única opción viable ahora mismo y, seamos sinceros, madrugar no es algo que nos entusiasme demasiado.

Sin embargo, he conseguido crear la rutina de levantarme temprano y saltar de la cama para salir a correr gracias a unos cuantos trucos y consejos que hoy comparto con vosotros, por si os encontráis en la misma situación y os puede ser de ayuda.

Cinco trucos para salir a correr por la mañana

trucos-salir-a-correr-por-la-manana
  • Una alarma no basta: ahora ya me levanto a la primera, pero lo de remolonear en la cama debería considerarse deporte nacional. Poner al menos dos (o tres) alarmas con unos minutos de diferencia y con diferentes melodías puede ser de ayuda para levantarnos de una vez de la cama.
  • Deja la ropa preparada la noche anterior: ponerte a buscar la ropa en el armario a las siete de la mañana no es una buena idea para motivarnos a salir a correr a primera hora. Deja todo preparado ya la noche anterior: del sujetador deportivo a los calcetines, las mallas o shorts, camiseta, el cinturón de running e incluso la gorra. Ahorrarás tiempo y tampoco molestarás a los demás si duermes acompañado.
  • El momento de probar a salir a correr en ayunas: personalmente, ya lo hacía antes, pero si os animáis a salir a correr a primera hora del día, puede ser interesante probar qué tal os sienta salir en ayunas (siendo la última comida ingerida la cena del día anterior). En el caso de que vayamos a realizar un entrenamiento de baja intensidad (alrededor del 40% de VO2), entrenar en ayunas sí parece que genera una mayor oxidación de lípidos. Además, podría mejorar la tolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la insulina. Pero debemos tener en cuenta que no todo el mundo responde de la misma manera (ni a todo el mundo le gusta), así que podéis probar algún día para ver cómo os encontráis en carrera.
  • Anticipa cuál será tu entrenamiento del día: salir a correr sin ningún objetivo está fenomenal, pero saber con antelación qué tipo de entrenamiento tienes que hacer ese día hace mucho más fácil el hecho de levantarte de la cama, atarte las zapatillas y ponerte en marcha. Desde crear tu propio entrenamiento en el móvil en la aplicación de tu elección a tenerlo apuntado en un papel, como los clásicos. Lo importante es que te levantes de la cama ya con un objetivo en tu cabeza.
  • Crea una playlist animada: si eres de los que sale a correr con música, tener una playlist específica para correr por la mañana, con canciones movidas que te animen a salir y te llenen de energía es una buena idea para motivarte. Por aquí te dejamos nuestra playlist con los grandes éxitos de la primera mitad de 2020, para que te sirva de inspiración.

Imágenes | iStock

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios