Esta es la fuente de la eterna juventud que ralentiza el envejecimiento, nos hace dormir mejor y asegura nuestra salud

Esta es la fuente de la eterna juventud que ralentiza el envejecimiento, nos hace dormir mejor y asegura nuestra salud
Sin comentarios

Todos envejecemos y, en última instancia, morimos. Eso sí, envejecemos y morimos de formas diferentes. La muerte por causa natural puede ir precedida de unos años de mayor o menos calidad. ¿Se puede hacer algo para ser menos frágiles, más independientes y gozar de una mejor salud hasta los últimos momentos de nuestra vida? Sí, se puede. Te contamos en este artículo una de las mejores estrategias para morir jóvenes lo más tarde posible.

Que la fuerza te acompañe

El papel de sueño en vital para una adecuada salud a todos los niveles. Cada vez hay más pruebas que indican que la falta de sueño afecta negativamente a nuestra masa muscular. Una sola noche sin dormir puede conducir a la atrofia muscular.

Las personas jóvenes pueden recuperar rápidamente las disminuciones de la masa muscular que se producen por la falta de entrenamiento o por factores como dormir poco. Sin embargo, los adultos mayores tienen un declive muscular relacionado con la edad que la falta de sueño puede exacerbar aún más, siendo más difícil recuperarla.

Envejecimiento, sarcopenia y sueño

Vlad Sargu Itphh2lgzui Unsplash

A medida que cumplimos años se acelera la pérdida de masa muscular, conocida con el término de sarcopenia. El entrenamiento de fuerza adecuado y la nutrición correcta pueden ralentizar ese declive muscular, e incluso aumentar la cantidad de músculo.

En el lado contario, que es el que suele darse, el sedentarismo y la falta de entrenamiento de fuerza no ponen freno a la sarcopenia y a sus efectos secundarios: fragilidad, pérdida de fuerza y potencia que aumenta el riesgo de caídas, dependencia, etc.

Además, el proceso de envejecimiento se asocia con una reducción en varios parámetros del sueño. Entre esos parámetros destacan el descenso del número total de horas que dormimos, el tiempo que pasamos en las fases más profundas del sueño, que son las más revitalizantes, y la calidad del sueño.

La unión de todo lo anterior es un cóctel inflamatorio que afecta drásticamente a nuestra salud. Por lo tanto, la mezcla de envejecimiento, sarcopenia y reducción del descanso es un bucle que se retroalimenta y que podemos detener de una forma: entrenando fuerza.

El entrenamiento de fuerza como solución

El entrenamiento de fuerza ralentiza el envejecimiento, previene la pérdida de masa muscular o la aumenta y mejora la calidad del sueño. De un plumazo nos hemos quitado los tres ingredientes del cóctel inflamatorio que pone en riesgo nuestra salud.

Además, el entrenamiento de fuerza alejará los efectos secundarios de la sarcopenia o pérdida de masa muscular producida por le edad. En lugar de frágiles seremos ágiles; disminuiremos el riesgo de caídas porque tendremos más potencia ante un traspiés; y, en definitiva, conseguiremos ser más independientes durante más tiempo.

En Vitónica | El entrenamiento de fuerza es importante, pero a partir de los 60 debería ser obligatorio

Imágenes | Ray S (Unsplash), Vlad Sargu (Unsplash)

Temas
Inicio