Publicidad

Cinco consejos básicos para evitar el efecto rebote este verano

Cinco consejos básicos para evitar el efecto rebote este verano
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Con la llegada del verano y del calor también llegan cada año las prisas por perder peso. A pesar de que cada vez somos más conscientes de la importancia que tiene cuidar nuestra salud y nuestra alimentación a lo largo de todo el año, las dietas milagro y la ya denostada "operación bikini" siguen apareciendo en nuestras vidas cada mayo.

La consecuencia más habitual es que, cuando llega agosto o septiembre, el efecto rebote acaba apareciendo en nuestras vidas. Estas son cinco claves para evitarlo este verano.

Cinco claves para evitar el efecto rebote

Thought Catalog Fnztlib52gu Unsplash

Alejarnos de dietas milagro

Las dietas milagro nos hacen perder peso rápido - en el mejor de los casos -, a costa de restringir al máximo las calorías que ingerimos o alimentos concretos. Estas dietas solo se pueden seguir durante un número limitado de días precisamente porque sostenerlas durante más tiempo es casi imposible. Además del riesgo para nuestra salud, el principal problema es que, en cuanto dejamos esa dieta y volvemos a nuestra alimentación normal, recuperamos el peso perdido e incluso más.

Hacer un cambio de hábitos a largo plazo

Una de las cuestiones sobre el peso es que, precisamente, no existen milagros ni soluciones rápidas. Si queremos cuidar nuestra salud y mantener un peso estable y saludable, la única forma de hacerlo pasa por realizar un cambio de hábitos a largo plazo. Cambiar nuestra alimentación por una que incluya más verduras, más frutas, más alimentos frescos, menos ultraprocesados, menos azúcares y menos grasas saturadas. Y no durante unas semanas, si no para siempre.

Hacer más deporte, dejar de fumar, reducir al máximo el consumo de bebidas alcohólicas, dormir mejor y otro cambios positivos para nuestra salud también influirán en nuestro peso a largo plazo.

Retirar el foco del peso

I Yunmai 5jctamjz21a Unsplash

Nuestra alimentación sigue teniendo el foco en el peso. Cambiamos como comemos para perder peso, en vez de cambiarla para estar más sanos. Por un lado, al hacer esto buscamos soluciones temporales que a largo plazo no funcionan. Pero, además, nos centramos en adelgazar como sea, sin prestar atención a sí estamos perdiendo peso de grasa, de agua o de músculo.

El foco de nuestra dieta debería estar siempre en lo que es más saludable para nosotros. Comiendo de esta manera - y teniendo hábitos sanos - no perderemos peso tan rápido, pero estaremos sanos, alcanzaremos el peso que sea saludable para nosotros y nuestro cuerpo y no habrá efectos rebotes. Probablemente usemos muchísimo menos la báscula.

No eliminar por completo grupos enteros de alimentos

Una de las tendencias a la hora de intentar perder peso es eliminar por completo grupos de alimentos como los carbohidratos o las grasas. Esta técnica es difícil de seguir y de sostener en el tiempo, por lo que afecta a la adherencia de la dieta y puede influir en que, en cuanto la dejemos, volvamos a ganar peso.

Pero, además, nos pone en riesgo malnutrición al no consumir nutrientes necesarios. Mejor que eliminar grupos enteros es conocerlos y elegir los que sean adecuados para nosotros. Dentro de los carbohidratos, optar por aquellos que sean complejos o, en el caso de las grasas, por las insaturadas.

Comida Real

Movernos más en nuestro día a día

Movernos más, alejarnos de la vida sedentaria y ser cada vez más activos nos ayudará a mantener nuestro peso a raya y estar sanos. De esta manera aumentaremos las calorías que quemamos a lo largo del día, pero también ayudaremos a nuestro metabolismo, de manera que el efecto rebote se mantenga alejado para siempre.

En Vitónica | Reducir la ingesta de hidratos podría ayudar a mantener el peso perdido según un reciente estudio 

En Vitónica | Perder mucho en peso en poco tiempo y no recuperarlo, ¿realmente posible? 

Imágenes | iStock

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios