Publicidad

Qué comer antes y después de una clase de Yoga para sacarle todo el partido a tu entrenamiento
Dietas

Qué comer antes y después de una clase de Yoga para sacarle todo el partido a tu entrenamiento

Publicidad

Publicidad

Si eres asiduo a la práctica de yoga, debes saber que las posturas que se suelen realizar pueden ocasionar diferentes molestias digestivos si hemos comido mucho o mal previo a la clase. Por eso, te contamos qué comer antes y después de una clase de Yoga para sacarle todo el partido a tu entrenamiento.

No es recomendable comer justo antes de entrenar, ni en el caso de Yoga ni con otras disciplinas o actividades. Lo ideal sería comenzar a entrenar con una digestión avanzada, pues las torsiones y posiciones invertidas pueden ocasionar desde reflujo hasta ganas de vomitar y otras molestias digestivas.

Entonces, lo mejor será finalizar la ingesta al menos unas dos horas antes de entrenar, y si es posible antes, para así llegar a la clase de Yoga ligeros y sin molestia alguna.

Qué comer antes de una clase de Yoga

Previo al entrenamiento, lo recomendable es ingerir alimentos fuentes de hidratos de carbono de bajo índice glucémico que nos ofrezcan energía de calidad durante la clase de Yoga.

Asimismo, debemos evitar alimentos díficiles de digerir e irritables del aparato digestivo como pueden ser frituras, café, platos picantes o con alto contenido graso y de azúcares.

Evitaremos entonces la bollería industrial, pasteles, preparaciones de fast food, snacks fritos y ricos en sal o cualquier otro plato elaborado mediante fritura.

Istock 1130116370

Por el contrario, son recomendables platos a base de frutas y verduras, frutos secos y semillas, lácteos, cereales integrales y preparaciones que los contengan e incluso, frutas desecadas ricas en nutrientes de calidad y azúcares naturales.

Así,  podemos prepararnos un porridge de avena con plátano y nueces, unas tortitas de avena y calabaza, una ensalada de cuscús integral si es para la comida o bien, una tosta con aguacate, atún y mango.

Respecto a las bebidas, no es aconsejable ingerir una alta cantidad de líquidos, sobre todo se deben evitar justo antes de entrenar ya que en posiciones invertidas pueden regresar fácilmente del estómago a la boca.

Sin embargo, los batidos o smoothies que poseen un contenido acuoso adecuado y nos ayudan a hidratarnos también son aceptables antes de entrenar.

Qué comer después de una clase de Yoga

Después de una clase de Yoga debemos reponer energía, líquidos y electrolitos con alimentos de buena calidad nutricional y debemos prestar especial atención a los hidratos, sobre todo si ha sido una clase de Yoga intensa.

Así, ahora si debemos ingerir abundante cantidad de agua, tés o bien kombucha, y vuelven a ser importantes alimentos ricos en hidratos de carbono así como fuentes de proteínas y grasas de buena calidad que nuestro cuerpo agradecerá para reparar estructuras y promover la recuperación tras el esfuerzo físico.

Istock 861241674

Son buenas opciones platos con avena, arroz integral, pan integral, verduras y frutas, y también, huevos y carnes si llevamos una dieta omnívora.

Así, algunos platos aconsejables podrían ser una infusión con una barrita de avena y frutos secos o unas galletas sin azúcar añadido. También podemos cenar o comer después de entrenar preparaciones como una pasta integral con verduras, un salteado de arroz integral o de pollo con verduras.

Con una adecuada alimentación podemos sacar gran provecho a nuestras clases de Yoga, escogiendo siempre productos frescos y de calidad.

En Vitónica | Cinco rutinas de Yoga para hacer en 20 minutos

En Vitónica | Qué comer después de entrenar para recuperarnos lo antes posible

Imagen | iStock

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir