Publicidad

Taylor Swift habla de su experiencia con los trastornos alimenticios en el documental de Netflix ‘Miss Americana’
Dietas

Taylor Swift habla de su experiencia con los trastornos alimenticios en el documental de Netflix ‘Miss Americana’

Publicidad

Publicidad

Durante la mañana de hoy se ha estrenado en Netflix el documental Miss Americana, centrado en la carrera musical y profesional de la cantante estadounidense Taylor Swift. En él no solo se trata la evolución de su carrera musical o sus logros profesionales, sino que se adentra en las vivencias de una persona que se enfrenta al foco mediático desde que tiene 16 años y las presiones que se sufren al crecer delante de las cámaras.

Entre otras cosas, Swift habla de un trastorno alimenticio que sufrió cuando tenía alrededor de 24 años, durante la época de su disco '1989'. La cantante reflexiona sobre el concepto de salud que tenía y cómo sentía que debía verse su cuerpo para que se viera saludable.

Taylor Swift apunta directamente a los estándares de belleza y los blogs de dietas milagro

Anotacion 2020 01 31 112629

La cantante de 30 años habla, entre otras cosas, de lo imposible que es cumplir con todos los estándares de belleza que se nos imponen desde fuera: "hagas lo que hagas, siempre hay un estándar de belleza que no puedes alcanzar". Entre otras cosas, se refiere a cómo se establecen ciertos cánones como la delgadez o, en la actualidad, un trasero grande, como algo a lo que deberíamos aspirar, pero a la vez es imposible tener ambas cosas.

Taylor indica que, durante mucho tiempo, vivía contando literalmente todo lo que comía y las calorías que consumía: "no creo que sepas lo que estás haciendo, porque lo vas haciendo gradualmente" indica la cantante.

Pero no solo eso, sino que señala que, incluso aunque seas consciente de lo que eso no debería ser normal, cada día podemos encontrar cientos de blogs de dietas en Internet en los que te dicen que es exactamente esto lo que tienes que hacer: anotar absolutamente todo lo que comes durante el día y las calorías que has consumido. Y ella siguió esta idea, buscando el cuerpo "perfecto".

Así es como Taylor Swift entendió que menos talla no siempre es igual a más salud

Dl U445043 012

Otro de los puntos sobre los que Taylor reflexiona en cómo el estar tan expuesta a su propia imagen y a los comentarios ajenos sobre su imagen afectaba a sus patrones de alimentación: "verme en una foto en la que se me viera tripa o que alguien hiciera algún comentario sobre mi cuerpo, como que parecía embarazada, disparaba en mí la respuesta de dejar de comer".

Esta es una de las cosas que la realización de dietas milagro y la búsqueda de un peso o una talla concretas pueden desencadenar. Por ello, el objetivo de una alimentación más saludable nunca debería ser pesar poco o comer menos, sino pesar lo que corresponda a nuestro cuerpo para estar sano y comer de manera saludable.

Y es que estar más delgados no significa que estemos sano. Esto lo experimentaba Taylor Swift cada vez que se subía a un escenario: "creía que tenía que sentirme exhausta y con la sensación de ir a desmayarme al final o a mitad de concierto. Pensaba que eso era lo normal". Y es que, a pesar de hacer mucho ejercicio así era como llegaba al final de los conciertos. Ella explica el motivo de forma muy concisa: "es verdad que hacía mucho ejercicio, pero no comía".

Por supuesto, un cuerpo sano nos da todo lo contrario y ahora Taylor lo sabe.

Taylor Swift está más fuerte y sana que nunca aunque haya cambiado de talla

Image Large

La cantante explica que ahora entiende la importancia que tiene la alimentación para estar fuertes y cómo, en realidad, nuestro cuerpo, cuando está sano lo está en la talla y el peso que le corresponde: "estar en una talla 32 no era cómo mi cuerpo se supone que debe ser".

No solo eso, sino que explica en palabras muy claras la importancia que tiene comer y hacerlo de manera sana: "ahora sé que cuando comes comida de verdad ganas energía, te haces más fuerte y puedes rendir más". Ahora Taylor termina todos sus shows sin miedo a desmayarse y con energía de sobra para el resto de conciertos.

Y es que, como nos decía el nutricionista Juan Revenga, el cuidado de nuestra alimentación debería dejar de tener, por fin, el foco en el peso y ponérselo a la salud. Algo que necesitamos saber, en sus propias palabras, es que: "cuando hagas las cosas bien (en materia de hábitos de vida) tu peso será el que tenga que ser con tus hábitos saludables (...) el que te corresponda".

Comer sano, para algunas personas, puede significar comer más y ganar peso, pero esto les acercará a la salud. Lo que sí que nos aleja de la salud y puede ser peligroso es el realizar dietas continuamente o utilizar suplementos, pastillas, etc., para adelgazar.

No solo por el ya famoso efecto rebote, sino porque, como bien sabe Taylor Swift, estas conductas están altamente relacionadas con el riesgo que tenemos de acabar desarrollando un trastorno de la alimentación en algún momento.

En Vitónica | Hasta los huesos: la nueva película de Netflix sobre los trastornos de la alimentación

En Vitónica | Seguir una dieta mediterránea podría estar asociado con un menor riesgo de padecer anorexia 

Imágenes | Netflix, Gtres

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios