Publicidad

Entrenar o no entrenar en ayunas: no desayunar antes de entrenar podría ayudarnos a quemar más grasa (si partimos de una situación de sobrepeso)
Entrenamiento

Entrenar o no entrenar en ayunas: no desayunar antes de entrenar podría ayudarnos a quemar más grasa (si partimos de una situación de sobrepeso)

Publicidad

Publicidad

Por suerte, cada vez existe más investigación científica relacionada con el mundo del deporte y el ejercicio físico. Gracias a eso, sabemos más sobre las prácticas más eficientes o sobre el tipo de ejercicio que tendríamos que hacer en base a los resultados que buscamos.

Sin embargo, todavía siguen quedando preguntas que no tienen una respuesta clara, como a qué hora es mejor entrenar o si entrenar en ayunas puede ayudarnos a perder peso o, por el contrario, puede ser arriesgado. Para esta última pregunta, una nueva investigación ha encontrado resultados que pueden traer cierta luz sobre el asunto y, tal vez, darnos respuestas.

Entrenar en ayunas podría quemar más grasa y mejorar el metabolismo

Istock 626448190

Al menos esto es lo que encuentran los investigadores de la Universidad de Bath (Inglaterra). Para realizar la investigación contaron con 30 participantes, todos ellos hombres con sobrepeso y sedentarios a los que se les valoró el estado físico de los participantes y su senbilidad a la insulina.

Los participantes fueron divididos en tres grupos: uno de los grupos, el control, continuó manteniendo su estilo de vida habitual. Los otros dos grupos fueron sometidos a un plan de entrenamiento por las mañanas tres veces por semana durante seis semanas.

La diferencia era que, sin que los participantes fueran conscientes, a uno de los grupos les daban dos horas antes de entrenar un batido de vainilla, mientras que al otro grupo se les daba un placebo que contenía agua y un saborizante similar sabor del batido, sin ninguna caloría.

Aquellos que entrenaron en ayunas quemaban el doble de grasa que quienes habían desayunado previamente

Por lo demás, el entrenamiento era el mismo para ambos grupos: entrenamiento en bicicleta estática a una velocidad moderada. Mientras hacían el ejercicio se medía el ritmo cardíaco, así como la cantidad de calorías y grasa que quemaban los participantes. Al terminar el entrenamiento, al grupo que había desayunado antes se les daba el placebo de agua con sabor a vainilla y al grupo que había entrenado en ayunas se les daba el batido.

Lo que encontraron fue que, aunque ambos grupos habían mejorado sus capacidades físicas y reducido su circunferencia abdominal, aquellos que entrenaron en ayunas quemaban el doble de grasa que quienes habían desayunado previamente. Además, aunque las calorías quemadas eran similares, en el caso de quienes entrenaban en ayunas, estas calorías provenían en mayor medida de la grasa corporal. Además, tenían una mejor sensibilidad a la insulina.

Lo que se sabe hasta ahora sobre desayunar o no desayunar antes de entrenar

Istock 864509344 1

Hasta ahora no existe un consenso claro sobre si es mejor entrenar o no en ayunas. A favor de que no desayunar antes de entrenar, además de este último estudio, encontramos investigaciones anteriores, como la de Vendelbo que concuerdan en que entrenar en ayunas ayuda a modificar nuestra sensibilidad a la insulina. Además, también lo influiría en la hormona del crecimiento, impactando directamente en nuestro peso.

Por el contrario, investigaciones como las de Edimburgh publicada en noviembre del año pasado encontraban que el hecho de desayunar antes de hacer deporte ayudaba a que quemáramos más hidratos de carbono , además de facilitar la digestión de los alimentos que consumiéramos después del entrenamiento.

Lo más habitual, sin embargo, es que las investigaciones no encuentren demasiada diferencia en los resultados entre entrenar en ayunas o no hacerlo en lo que a la pérdida de grasa se refiere. Y es que, aparentemente, que el consumo de energía pase de hacerse por medio de la glucosa a hacerse por medio de la grasa no resultaría tan sencillo.

En definitiva, esta decisión debe tomarse en base a nuestras necesidades, tipo de entrenamiento, duración e intensidad del mismo, además de nuestro estilo de vida. Si finalmente elegimos entrenar en ayunas, es importante que procuremos no sobrecompensar con lo que comemos después ni nos excedamos en la ingesta de calorías por tener demasiada hambre o ansiedad por comer.

Más allá de eso, tenemos la suerte de saber que la ciencia seguirá investigando para poder darnos las respuestas a todas nuestras dudas.

En Vitónica | Así afecta el deporte a tu organismo, dependiendo de la hora del día a la que lo practiques

En Vitónica |Debates fitness: el cardio en ayunas (III)

Imágenes|iStock

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios