Compartir
Publicidad
Remo, cinta o elíptica: ¿con cuál me quedo para hacer cardio en el gimnasio?
Máquinas cardiovascular

Remo, cinta o elíptica: ¿con cuál me quedo para hacer cardio en el gimnasio?

Publicidad
Publicidad

A la hora de hacer entrenamiento cardiovascular en el gimnasio, eres más de cinta, de elíptica o de remo? ¿Quizás las vas alternando? ¿O eres un fiel usuario de alguna de las tres? Cada una de estas máquinas, que a día de hoy podemos encontrar en la inmensa mayoría de los gimnasios, tiene sus pros y sus contras. Por eso hoy te explicamos cuáles son los beneficios de cada una de estas máquinas para que puedas elegir la que mejor se adapta al entrenamiento que quieres realizar.

La cinta de correr: un clásico que nunca muere

cinta-de-correr

Correr en la cinta puede ser aburridísimo para muchos (al fin y al cabo, ¿quién no ha tenido complejo de hámster corriendo sin moverse del sitio?), pero también puede salvarnos muchos entrenamientos cuando las condiciones climatológicas no son las mejores al aire libre; especialmente cuando hace demasiado calor como para correr en la calle o cuando hay avisos de tormenta.

La cinta de correr es una genial alternativa para seguir entrenando cuando las condiciones climatológicas en el exterior no acompañan

Correr en la cinta puede ser buena idea a la hora de realizar intervalos de velocidad controlada: mientras que, entrenándolos al aire libre tenemos que controlar nosotros mismos nuestra velocidad en cada serie, hacerlo en la cinta nos da la facilidad de que es la máquina la que los controla. Así, es sencillo seleccionar una velocidad determinada y mantenernos a ese mismo ritmo durante toda la serie.

También puede ser una buena forma de trabajar cuestas: la mayoría de cintas de correr permiten variar la inclinación de las mismas, pudiendo así ir variando nuestro entrenamiento con la garantía de saber siempre la inclinación a la que estamos trabajando.

¿Cuáles son los contras de correr en la cinta? Como hemos dicho, el aburrimiento que puede suponer correr en el sitio, además de que nunca va a ser igual que correr al aire libre: no nos encontramos con un terreno desigual, como sí suele ocurrir cuando corremos en la calle, y el movimiento de la cinta hace que el ejercicio sea más sencillo que correr fuera del gimnasio.

¿Nuestra recomendación? Utiliza la cinta cuando sea estrictamente necesario, pero si es posible corre al aire libre.

Elíptica: a medio camino entre caaminata y carrera

eliptica

Si lo que quieres es hacer un buen entrenamiento cardiovascular, pero todavía no te animas con la carrera, la elíptica puede ser una buena opción para ti. Te permite trabajar tu corazón con una intensidad un poco menor que la de la carrera pero con una mayor seguridad.

Es ideal para aquellas personas que huyen del alto impacto en las articulaciones que tiene el running: la elíptica, al no generar un impacto contra el suelo, mantiene a salvo las articulaciones de las rodillas y de los tobillos, replicando siempre el movimiento que realizamos al correr.

La elíptica tiene un impacto bajo sobre nuestras articulaciones y replica el movimiento de la carrera

Además, la elíptica nos permite elegir entre una amplia variedad de entrenamientos: no todo tiene por qué ser subirse a la máquina y simplemente pedalear a la misma velocidad. Los cambios de intensidad, los intervalos, pedalear al ritmo de la música, ir variando la velocidad... pueden conseguir un entrenamiento variado e intenso.

¿Los contras de la elíptica? Para las personas bajitas, como es mi caso, es complicado utilizar las barras para mover los brazos, ya que el movimiento queda muy antinatural y podemos llegar a hacernos daño en los hombros. Si es tu caso, opta por agarrarte a las barras fijas que se encuentran en el centro.

Asegúrate además de colocar bien los pies sobre los soportes, con los dedos de los pies y las rodillas mirando siempre hacia delante. La espalda debe mantenerse erguida, activando la musculatura de nuestro core, y no encorvada hacia delante. Una mala postura de las rodillas mantenida durante una hora en la elíptica, sin duda nos pasará factura en forma de dolor o incluso lesión.

El remo: el entrenamiento más completo (y exigente)

maquina-de-remo

Una de las mejores y más completas máquinas que podemos encontrar en el gimnasio es la máquina de remo. Existen de muchos tipos diferentes (aquí os hablamos de algunos de ellos), aunque las más habituales actualmente son las máquinas con resistencia magnética, que hacen muy poco ruido, son muy suaves y permiten un ajuste perfecto de la resistencia.

La máquina de remo nos va a permitir, además de realizar un entrenamiento cardiovascular, trabajar a la vez nuestro tren inferior y superior: el trabajo de los músculos de la espalda (con el movimiento de la remada) y del core (para mantener una buena postura) es intenso al trabajar con esta máquina; algo que no conseguimos de forma tan intensa con otras máquinas de entrenamiento cardiovascular.

Con la máquina de remo conseguimos un entrenamiento cardiovascular muy completo, poniendo a prueba además, nuestra musculatura del tren superior e inferior

Como en casos anteriores, la máquina de remo nos permite realizar distintos tipos de entrenamiento: por tiempo, por metros recorridos, por ritmo e incluso podemos realizar intervalos de diferente intensidad. Perfecta para conseguir un entrenamiento variado y muy efectivo para todo nuestro cuerpo.

¿Algún inconveniente? La técnica no es precisamente sencilla y podemos necesitar un tiempo antes de realizarla de forma correcta. Hay personas que simplemente empujan con las piernas olvidando el tren superior, o que tiran del agarre para las manos en un ángulo incorrecto.

Debemos ser conscientes de que tenemos que realizar un movimiento elíptico como el que haríamos si estuviéramos remando en una barca, y que la coordinación de espalda, brazos y piernas es básica para poder entrenar sin riesgo de lesión.

Sin duda el remo es mi máquina favorita (aunque agotadora) a la hora de realizar un entrenamiento cardiovascular en el gimnasio, ¿cuál es la tuya?

Imágenes | iStock, Wikimedia Commons
En Vitónica | Así es como las máquinas de cardio del gimnasio te ayudan a perder el peso extra de la Navidad

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos