Compartir
Publicidad

El exceso de músculo puede pasarnos factura

El exceso de músculo puede pasarnos factura
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Los aficionados al fútbol, habréis leído, escuchado y visto los gestos de dolor y la cara desencajada de Ronaldo, el delantero brasileño del Milán, ex del Madrid y del Barcelona que sufrió una rotura del tendón rotuliano de la pierna izquierda.

Salen a la luz múltiples estudios y voces se alzan afirmando, o más bien preguntándose si la preparación de los deportistas de alto nivel puede provocar que se exploten demasiado sus cuerpos hasta llevarlos a puntos en los que su propio músculo es un arma de doble filo tanto para sus rivales como para el mismo.

Se ha hablado de lo apretado de sus calendarios y la falta de descanso, a las modificaciones introducidas en el equipamiento y las instalaciones (balones, calzado, tacos de agarre, superficies de juego...) incluso a los viajes.

Sin embargo, la moda de desarrollar un porcentaje de masa muscular cada vez más poderosa repercuten directamente en la fuerza y la potencia del deportista pero que hacen trabajar mucho más a unos tendones que no están acostumbrados a ellos.

Los tendones anclan a los huesos los grupos musculares evitando y estos no se pueden desarrollar. Siguen teniendo la misma fuerza e igual grosor que con músculos menos desarrollados que les hacen trabajar menos. Las probabilidades de que estos cordones se rompan ya sea por un sobre esfuerzo o por el simple desgaste, aumentan cuando mayor músculo tenemos.

Se cree que en el caso del futbolista, la rotura pudo estar provocada por un sobreesfuerzo en los cuádriceps, muy desarrollados.

La explicación científica afirma que cuando el músculo es muy potente y hace un esfuerzo de carácter explosivo, la energía que tiene se agota muy deprisa, con lo que, cuando hay que realizar otro carga de trabajo, la musculatura está debilitada y traslada toda la tensión (de los giros, de las carreras, de los saltos...) a los tendones que pueden acabar por ceder ante tanto peso.

De ahí la importancia de ir intercalando ejercicios que nos ayuden a aumentar la potencia pero equilibrarla con un trabajo de resistencia que no sobrecargue nuestros tendones, disminuyendo el riesgo de lesión.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos