Reemplazar granos refinados por cereales integrales sería clave para reducir el riesgo cardiometabólico, según un reciente estudio

Reemplazar granos refinados por cereales integrales sería clave para reducir el riesgo cardiometabólico, según un reciente estudio
Sin comentarios

Los cereales son un grupo de alimentos con gran presencia en nuestra dieta  habitual. Sin embargo, su impacto en el organismo puede ser muy variable dependiendo en gran medida del tipo de grano que elegimos. Así, un reciente estudio corroboró que un mayor consumo de granos enteros o cereales integrales se asocia con menor riesgo cardiometabólico.

Más granos enteros y menos refinados para proteger la salud

Los cereales integrales, a diferencia de los refinados, poseen un mayor  porcentaje de fibra y proteínas vegetales, sacian con facilidad y tienen un impacto diferente en el organismo al ser de menor índice glucémico.

Un estudio publicado recientemente en The Journal of Nutrition, evaluó la  asociación entre el consumo de cereales y la presencia de factores de riesgo cardiometabólico.

Así, se examinó el vínculo en el tiempo entre la ingesta de cereales  refinados y granos enteros, y los cambios de la circunferencia de cintura, las concentraciones de colesterol HDL, triglicéridos y glucosa en ayunas, así como en la presión arterial.

Se evaluaron a más de 3100 adultos de una edad promedio de 54,9 años que  participaron del estudio de cohortes de Framingham Offspring. Se realizó  seguimiento por 18 años, evaluando y recopilando datos cada cuatro años  aproximadamente.

Los resultados señalan que la mayor ingesta de cereales integrales se asocia a aumentos más pequeños en la circunferencia de cintura, así como a menor concentración de glucosa en ayunas y presión arterial. Asimismo, una mayor ingesta de cereales integrales se vínculo con aumentos superiores de colesterol HDL y disminuciones de las concentraciones de triglicéridos. Es decir, a mayor ingesta de granos enteros menor presencia de factores de riesgo cardiometabólico.

Por el contrario, una mayor ingesta de cereales refinados se asoció con mayores aumentos de circunferencia de cintura y una menor disminución de la concentración de triglicéridos.

Por  todo esto, sustituir cereales refinados por granos enteros puede ser una  modificación muy útil al momento de atenuar la adiposidad abdominal, de prevenir dislipemias e hiperglucemia y con el tiempo reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiometabolicas como la obesidad, la  hipertensión arterial, la diabetes y otras.

En Vitónica | ¿Comes pocos alimentos saludables? Ésto puede ser peor para tu salud que ingerir muchos productos insanos

Imagen | Jumpstory

Temas
Inicio