Compartir
Publicidad
Publicidad
13 recetas fresquitas con garbanzos para sumar proteína a tus platos
Recetas Saludables

13 recetas fresquitas con garbanzos para sumar proteína a tus platos

Publicidad
Publicidad

¿Quién dice que las legumbres no son para el verano? Existen formas muy diferentes de consumirlas, y no siempre tiene por qué ser en forma de caldos, potajes o guisos que parece que apetecen menos en los meses de más calor del año.

Las legumbres son la base del aporte proteico en las dietas vegetarianas, por eso es importante que si has optado por este tipo de alimentación no las retires de tu dieta cuando llega el verano (por supuesto, también puedes disfrutar de sus beneficios si eres omnívoro). Te presentamos 13 recetas saludables, sabrosas y fresquitas para que sigas incorporando los garbanzos, una de las legumbres preferidas por todos, a tus platos de verano.

  • Ensalada de garbanzos, aceitunas, tomate y queso: un buen aporte proteico gracias a los garbanzos y el queso feta, grasas saludables e hidratos provenientes del mundo vegetal. Una ensalada apta para vegetarianos (si eres vegano puedes cambiar los dados de queso por tofu, por ejemplo) y perfecta para los meses de calor.

  • Garbanzos crujientes con hierbas frescas: muy fáciles de preparar y perfectos para consumir como un primer plato (si les añadimos, por ejemplo, un poco de queso o salsa de yogur casera) o como picoteo entre horas. Además, pueden consumirse tanto calientes como fríos: en verano resérvalos en la nevera durante un par de horas antes de servir.

  • Hamburguesas veganas de brócoli y garbanzos: una receta perfecta para incluir en la típica barbacoa de verano y que hará las delicias tanto de los veganos como de los demás comensales. Saludables y muy sabrosas, podemos acompañarlas con una ensalada fresca para obtener un plato muy sano.

garbanzos
  • Hummus con verduras: seguramente el plato más típico que podemos preparar con garbanzos y que nos puede servir para dippear con palitos de verduras u hortalizas (zanahoria cruda, apio...) o bien para untear en tostaditas, preferentemente de pan integral.

  • Garbanzos tostados al pimentón con langostinos y espinacas: otro plato que podemos tomar frío o templado es esta estupenda ensalada con base de espinacas, que nos aportan vitamina C y calcio. También podemos agregar algún cereal o pseudocereal como arroz o quinoa.

  • Tortillas veganas de harina de garbanzos: los garbanzos no solo se consumen cocidos, sino que también podemos aprovecharlos en forma de harina para elaborar recetas veganas, sustituyendo al huevo. Las tortillas las podemos consumir tal cual o podemos utilizarlas, por ejemplo, como base para unos tacos o fajitas.

  • Albóndigas de garbanzos, cebada y calabaza: si antes hemos preparado hamburguesas, ahora os proponemos otra forma de consumir los garbanzos de manera elaborada, y es con estas albóndigas que podemos aderezar con hierbas y especias. Consiguen así un sabor muy especial y podemos consumirlas dentro de una ensalada templada.

garbanzos
  • Ensalada de garbanzos con maíz y aguacate: mi opción personal para consumir garbanzos en ensalada siempre es acompañados de aguacate y tomate, pero en esta receta además le hemos sumado maíz, aceitunas y pimiento, consiguiendo un plato con más sabor. Ideal para meter en un tupper y llevar a la piscina.

  • Calabaza salteada con garbanzos y aliño de yogur y tahini: una receta súper sencilla para la que solo necesitamos saltear la calabaza cortada en dados en una sartén e ir agregando los demás ingredientes. El aliño de yogur podemos prepararlo de forma casera, o podemos optar por otro aliño más tradicional a base de aceite de oliva virgen extra, vinagre y sal.

  • Garbanzos especiados tostados al horno: el aperitivo perfecto para sorprender a tus invitados o para picar tú mismo entre horas. Esta receta es muy sencilla y sabrosa: solamente ponemos el aliño en los garbanzos y los dejamos hornear durante 40 o 50 minutos. Puedes preparar una buena cantidad y guardarlo en la nevera sin problema.

garbanzos
  • Ensalada de garbanzos al balsámico con canónigos y queso de cabra: la clave de esta receta es la salsa que se añade a los garbanzos cuando se están haciendo en la sartén y que le da un sabor excelente. Por supuesto, podéis tunearla a vuestro gusto y buscar sabores nuevos u otras opciones diferentes.

  • Ensalada vegana de garbanzos tostados y col rizada kale: ahora que estamos en la "edad de oro" de la col kale o col rizada, era imposible prescindir de ella al menos en una de las recetas de este recopilatorio. Ojo al espectacular aliño preparado con anacardos, mostaza de Dijon y alcaparras: una mezcla muy interesante y que, seguramente, pocos habrían probado antes.

  • Garbanzos tostados con aguacate, tomate y huevo: una forma sencilla de tunear mi ensalada predilecta (como os dije antes: tomate, aguacate y garbanzos), es añadir el huevo cocido y pasar los garbanzos por la sartén o por el horno, dependiendo del tiempo del que dispongamos. Una actualización para los días en los que nos apetece un plato un poco más elaborado.

Recordad que de los garbanzos no se desperdicia nada, ¡ni siquiera el agua! El aquafaba es el agua resultante de cocer las legumbres, y puede utilizarse para sustituir al huevo en un montón de preparaciones de cocina, sobre todo en postres.

Imágenes | Vitónica y iStock
En Vitónica | Conoce los beneficios de las legumbres con esta infografía
En Vitónica | Algunos falsos mitos sobre las legumbres y los antinutrientes

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos