El ejercicio físico durante el embarazo nos podría ayudar a combatir la depresión en una de las etapas donde mayor probabilidad tiene de aparecer

El ejercicio físico durante el embarazo nos podría ayudar a combatir la depresión en una de las etapas donde mayor probabilidad tiene de aparecer
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

La depresión es una enfermedad médica común y grave que causa síntomas como sentimientos de tristeza, pérdida de interés o energía, dificultad para pensar o concentrarse e incluso pensamientos graves de muerte o suicidio. Las mujeres embarazadas son particularmente vulnerables en comparación con otras etapas de su vida debido a cambios físicos y psicológicos. ¿Hay algo que nos ayude a combatir la aparición de esos síntomas?

El ejercicio físico durante el embarazo puede ser útil para prevenir y reducir la depresión prenatal y los síntomas depresivos. Así concluye una revisión sistemática y metaanálisis recién publicado en la revista Frontiers in Physiology.

¿Por qué la etapa prenatal puede favorecer el riesgo de depresión?

En el embarazo se dan algunos cambios físicos que van acompañados de alteraciones hormonales y emocionales: el miedo a no poder hacer frente al bebé y los posibles cambios en el estilo de vida; la transformación del cuerpo; las cascadas hormonales que se dan en el embarazo, etc.

Esas modificaciones y pensamientos nos pueden conducir a una disminución de la autoestima, un aumento de ansiedad, estrés, inseguridad, etc. Las alteraciones gestacionales de carácter psicológico y emocional no solamente afecta a la madre, también se extienden al bebé en el momento del parto (partos más prolongados y con más instrumentales, pesos alterados al nacer...).

Y por supuesto este periodo gestacional es vital para el futuro de la vida del bebé, que pasando por diferentes etapas, se convertirá en adulto.

Embarazo y ejercicio físico: la conexión perfecta

Istock 1061673680

Sabiendo que el tratamiento farmacológico durante el embarazo no es recomendado nos queda un tratamiento igual o más válido para prevenir y tratar la depresión tanto en el embarazo como en cualquier momento de la vida, y además sin efectos secundarios: el ejercicio físico.

La actividad física idónea durante el embarazo también tiene efectos positivos en muchas para la salud de la madre, del bebé y de la conexión materno-fetal gracias a un sistema mejorado como puede ser el aumento del flujo sanguíneo a la placenta obteniendo con ello más oxígeno y nutrientes.

Embarazo, ejercicio físico y depresión prenatal: basado en la evidencia científica

Istock 1218816124

En la revisión sistemática y metaanálisis citada al inicio reúnen las investigaciones hasta la actualidad para obtener unos resultados que muestras una tendencia hacia una pequeña reducción de síntomas depresivos durante el embarazo.

El ejercicio supervisado durante el embarazo constituye una poderosa herramienta para prevenir y reducir la depresión prenatal. Existe una asociación positiva entre un embarazo activo y un estado emocional más equilibrado y adecuado.

Debido a que los síntomas depresivos comienzan temprano en el embarazo (primer trimestre), el programa de ejercicio supervisado diseñado para mujeres embarazadas sanas también debe comenzar temprano, una vez que se sepa que no existen contraindicaciones obstétricas para hacer ejercicio durante el embarazo.

Las actividades a realizar deberían ser mixtas y abarcar las diferentes cualidades físicas: resistencia aeróbica, fortalecimiento muscular, coordinación, suelo pélvico y flexibilidad.

En Vitónica | La alimentación sana y el ejercicio físico durante el embarazo favorecen la salud cardiovascular del bebé: estos son los mejores ejercicios para practicar en esta etapa

Imágenes | iStock

Temas
Inicio