Compartir
Publicidad

Pros y contras de correr con mochila

Pros y contras de correr con mochila
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para los que practicamos carrera de forma habitual mejorar las marcas es siempre un reto. Subir con más pendiente, mejorar el tiempo o la velocidad son siempre algunos de los objetivos que nos marcamos. Para conseguir alguno de ellos muchas son las alternativas que podemos elegir. En este caso nos vamos a detener en realizar la carrera con mochila, sus pros y sus contras.

Llevar una carga a la espalda, en este caso sería una mochila, es una buena manera de sumar peso a nuestro cuerpo y conseguir con ello un ejercicio más complejo que suponga un riesgo mayor para nuestro cuerpo. Pero no todo es tan sencillo como parece, ya que al tratarse de un cuerpo extraño a nosotros debemos tener presentes una serie de puntos al respecto.

Beneficios de correr con mochila

Como beneficios conseguiremos mejorar la resitencia y fortalecer más las piernas. La resistencia la trabajaremos al incluir más peso al habitual que soporta el cuerpo, ya que al aumentar este, nuestro cuerpo se ve obligado a obtener más energía, con lo que se activará aún más la circulación sanguínea y la respiración, aumentando de este modo la resistencia.

En cuanto al fortalecimiento de las piernas se conseguirá también a causa del peso extra que vamos a incluir en nuestro cuerpo. Por norma general trabajamos las piernas al practicar la carrera, pero de este modo incidiremos mucho más en los músculos de las mismas, ya que deberán vencer una resistencia mayor, el peso de la mochila y su contenido.

Riesgos de correr con mochila

Pero no todo son beneficios, hay que tener en cuenta que al incluir un peso extra en la espalda conseguiremos desviar el centro de gravedad del cuerpo, lo que hará que variemos ligeramente la pisada. Esto puede provocar rozaduras o sobrecarga de algunas partes de las piernas. Para evitarlo es necesario utilizar el calzado adecuado y lubricar bien los pies. Un ejemplo puede ser el uso de vaselina y por supuesto calcetines que permitan traspirar bien.

mochila 2

Esta desviación del centro de gravedad puede provocará que inconscientemente intentemos volver a nuestra posición natural. Para ello utilizaremos los músculos del core que estarán en constante tensión. Esto nos ayudará a trabajar el abdomen, pero es importante que lo entrenemos por lo menos dos veces a la semana para mejorar su tonificación y conseguir soportar mucho mejor la carga, y de paso, evitar dañarnos la espalda.

Un consejo para empezar es utilizar una mochila delantera en vez de trasera, ya que de este modo evitaremos lastimarnos la espalda. Podemos decantarnos por una riñonera en lugar de una mochila o un cinturón que reparta la carga a lo largo de toda la cintura, haciendo que el centro de gravedad del cuerpo se mantenga más estable e incida esto menos en nuestra postura.

Imagen | ThinkStock Imagen 2 | ThinkStock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio