Publicidad

Cómo sobrevivir a una Navidad ultraprocesada sin morir en el intento
Dietas

Cómo sobrevivir a una Navidad ultraprocesada sin morir en el intento

Publicidad

Publicidad

La Navidad es una época plagada de excesos alimentarios, y eso es innegable. Las comidas abundando con familiares, amigos y compañeros de trabajo se convierten en una rutina prácticamente inexorable durante esta época de celebración invernal.

Esto, por supuesto, no debe suponer ningún problema en nuestra rutina habitual. Tal y como recomiendan los profesionales sanitarios, debemos afrontar la Navidad como momentos puntuales de excesos que no deben empañar ni suponer una representación global de nuestro estilo de vida el resto del año.

Por desgracia, como ya te contamos en Vitónica los ultraprocesados se han convertido en un problema real para la salud de la población durante todo el año. Y por ello debemos asumir que su presencia en nuestra dieta navideña es prácticamente inevitable.

Pero, ¿y si te dijéramos que es posible disfrutar en Navidad sin pasarse de la raya con los ultraprocesados?. En el post de hoy te damos algunos consejos y trucos para que superes una Navidad ultraprocesada sin morir en el intento, o para que al menos disminuyas el consumo de ultraprocesados al mínimo.

Las frutas desecadas son tus aliadas

Pretenden que los turrones, polvorones y demás dulces navideños desaparezcan de nuestra dieta durante Navidad es casi una utopía, por ello debemos centrar nuestros esfuerzos en reducir su consumo al mínimo posible, no en eliminarlos por completo.

Istock 525513975 2

Una buena idea es incluir alimentos saludables como frutas desecadas tipos higos, orejones y pasas en nuestra bandeja de dulces. De esta forma ofreceremos alternativas que también son muy apetitosas al paladar pero que tienen un perfil más sano al contar con los azúcares intrínsecos de la fruta en su composición.

Cambia la carne por pescado

En Navidad es bastante habitual que la carne sea el alimento protagonista de nuestros platos y obras culinarias más suculentas. Por lo general, sabemos que el consumo de carne roja y de procesados cárnicos plantea algunas dudas acerca de su implicación con ciertos problemas de salud, como obesidad, enfermedades cardiovasculares e incluso cáncer.

Istock 1041120468

Esto no quiere decir que vayamos a enfermar por comer carne, ni mucho menos, pero optar por otras fuentes proteicas más saludables como el pescado puede ser una gran idea que además ofrece grandes alternativas gastronómicas en la cocina.

En este artículo de Vitónica te mostramos 21 recetas saludables de pescado que puedes preparar en Navidad y que seguro sorprenderán a tus invitados.

Verdura como guarnición: la mejor decisión

Habitualmente la verdura queda relegada a un segundo plano en nuestros platos navideños, siendo la patata la mítica acompañante de las preparaciones culinarias con carne y pescado.

Sin embargo, tal y cómo recomienda la Universidad de Hardvard en su famoso plato saludable —que sirve como recomendación saludable de referencia a nivel mundial—, las patatas no deben nunca sustituir a la verdura.

Por ello, aquí te dejamos con algunas deliciosas guarniciones diferentes a las habituales que llenarán tu plato de salud a la vez que te aportarán nuevas sensaciones al paladar.

No dejes el ejercicio aparcado

Durante Navidad solemos centrar mucho el foco en la alimentación insana, pero pocas veces nos planteamos la inactividad física como un factor clave que empeora nuestro estado de salud.

Como ya te contamos en Vitónica, intentan compensar los excesos navideños, empachos y atracones no es una buena idea. Tampoco lo es acudir al gimnasio para intentar revertir nuestro balance energético de manera brusca, ya que con pequeños entrenos aislados no lograremos ningún cambio significativo hacia nuestra salud.

Sin embargo, dar pequeños paseos después de comer —en lugar de quedarnos en el sofá toda la tarde— puede ser un pequeño gesto que nos ayude a incrementar nuestro gasto energético, además de facilitar la digestión después de una comida copiosa.

En definitiva, dedicar un poco de nuestro tiempo navideño a la práctica deportiva siempre será una opción positiva que nos ayudará a mantener activas nuestras rutinas saludables. No dejes de moverte esta Navidad.

Istock 1054729034

Es más importante lo que haces el resto del año

Recuerda que es más importante lo que comes y el ejercicio que haces durante el resto del año. No dejes que los excesos te amarguen la Navidad junto a tus seres queridos, y simplemente disfruta en la mejor compañía posible. Eso sí, recuerda que también es compatible pasar una Navidad inolvidable manteniendo una alimentación saludable.

En Vitónica | Empacho post-Navidad: así puedes resetear tu cuerpo si has comido de más estos días

Imágenes | iStock

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios