Mirar calorías ya no se lleva: te contamos por qué y como identificar un verdadero alimento saludable
Dietas

Mirar calorías ya no se lleva: te contamos por qué y como identificar un verdadero alimento saludable

Durante mucho tiempo, el aporte energético de un producto guíaba todas  nuestras decisiones alimentarias. Sin embargo, mirar las calorías ya no se  lleva: te contamos por qué y cómo identificar un verdadero alimento saludable.

Por qué las calorías no dicen (casi) nada

Si bien durante años el marketing priorizó el aporte energético de cada  alimento o producto que compramos en el supermercado, destacando el valor energético por unidad o por ración para de esta forma capturar  consumidores, la realidad es que las calorías de un alimento no dicen  demasiado.

Aunque, el aporte energético es importante y un déficit calórico resulta  imprescindible al momento de adelgazar, debemos tener en cuenta que la  calidad de lo que comemos puede contribuir en mayor medida a lograr un buen control de las cantidades ingeridas y por lo tanto, de las calorías  que ingresamos al cuerpo.

Por esta razón, guiar nuestras elecciones alimentarias o decidir en función  de las calorías de un alimento puede ser completamente erróneo, llevándonos a escoger productos pocos saciantes y de escasa calidad nutricional debido a su reducido contenido de calorías.

Cómo reconocer un verdadero alimento saludable

A la hora de escoger con fundamento alimentos de calidad que beneficien la salud, debemos mirar mucho más allá de las calorías e incluso, podríamos decir que mirar las calorías no sirve absolutamente nada en este sentido.

Por ello, te contamos cómo puedes reconocer un verdadero alimento saludable sin que sea necesario conocer su aporte energético:

  • Observar sus ingredientes en el caso de que se trate de un producto insutrializado. Es importante tener en cuenta que los ingredientes se  presentan en orden decreciente, es decir que el primer ingrediente es el  más abundante en un alimento mientras que el último es el que se  presenta en muy escasas proporciones.
  • Considerar los nutrientes, ya que no serán iguales 100 calorías derivadas de azúcar es que 100 calorías derivadas de proteínas.
  • Observar la presencia de azúcares o lo que es igual, atender a la calidad de los hidratos de carbono; ya que hidratos de carbono complejos o fibra pueden ser parte de una alimentación saludable mientras que un exceso de hidratos refinados, simples o de azúcares resulta verdaderamente perjudicial.
  • Considerar el poder saciante de un alimento. Es decir, si un alimento posee fibra y proteínas o un alto contenido acuoso o bien, si demanda masticación, saciará fácilmente; mientras que un alimento líquido que se consume rápidamente y es fuente únicamente de azúcares no saciará en  absoluto.
  • Observar la calidad de las grasas, ya que si bien ofrecen todas 9 kcal/g pueden tener un impacto muy diferente en nuestro organismo; especialmente si se trata de grasas trans con efecto proinflamatorio  mientras que por el contrario las grasas insaturadas, con igual aporte energético, benefician en gran medida la salud metabólica.
  • Tener en cuenta el contenido de sodio o sal que aunque no aporta calorías, nos habla de la calidad de un alimento. De hecho, un exceso de sodio o sal no sólo contribuye al poder adictivo de un producto sino también, perjudica al organismo incrementando las posibilidades de tener problemas cardiovasculares y otras patologías.

Estas son algunas pistas que nos ayudarán a reconocer un verdadero producto saludable y cómo podemos ver, no requieren conocer el aporte de calorías.

Supermercado

Entonces, ¿mirar calorías no sirve de nada?

Años de dietas, de contar calorías y de priorizar el aporte energético de los productos, han hecho que hoy resulte inevitable considerar el contenido de calorías de un alimento.

Sin embargo, mirar calorías no sirve de mucho o mejor dicho, es relativo a muchos factores y como mencionamos antes, importa más la calidad de un producto o bien el origen de dichas calorías, que el aporte energético en sí mismo.

De hecho, los frutos secos concentrados en calorías y de volumen reducido pueden resultar muy saciantes y beneficiosos para cuidar la salud, mientras que las chucherías de similar tamaño y con un aporte energético inferior a los frutos secos, son verdaderamente perjudiciales para nuestro organismo.

Por esta razón, mirar calorías ya no se lleva y si consideramos el aporte  energético de un producto, siempre es fundamental e indispensable mirar  también los nutrientes, los ingredientes y demás características de un  alimento que nos hablan de su calidad y que resultan verdaderamente  relevantes para identificar un producto saludable.

En Vitónica | Se acabó perder tiempo en la compra. Así puedes distinguir los productos más sanos del supermercado de un vistazo

Imagen | Foto de portada: BrianAJackson, Foto 1: Monkeybusinessimages 

Temas
Inicio