Compartir
Publicidad

Cómo reaccionar si nos pica una medusa

Cómo reaccionar si nos pica una medusa
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El verano llega y lo que más nos apetece en esta época del año es ir a la playa y disfrutar de un buen clima y de momentos relajados. Pero no siempre todo es agradable en la playa, ya que tenemos un enemigo acechando que puede hacernos daño cuando no nos demos cuenta, se trata de las medusas, un ser vivo que puebla los mares desde hace millones de años, y que representa uno de los peligros más graves que nos podemos encontrar en nuestras playas. Por ello es importante saber qué hacer cuando aparecen.

Ante todo debemos ser cautos con las medusas, y es que suelen estar en aguas cálidas como por ejemplo las del mediterráneo, ya que ellas se mueven buscando las corrientes cálidas. Dentro del agua es fácil que no las veamos, ya que son transparentes y se mimetizan a la perfección con el agua, por lo que es sencillo que nos topemos con ellas y sus tentáculos recibiendo veneno. Lo mismo sucede si las vemos en la playa, ya que aunque estén muertas fuera del agua los tentáculos siguen teniendo veneno y si los tocamos nos lastimarán igualmente. Por este motivo vamos a ver qué es lo que hay que hacer si nos pica una medusa.

Lo primero que notaremos será una especie de calambre o latigazo en la zona afectada por la picadura. Acto seguido será calor lo que sentiremos y una sensación muy grande de picor, por lo que no debemos rascarnos, ya que expandiremos el veneno afectando una zona mayor. Simplemente debemos aguantar y llevar a cabo una serie de medidas para aliviar la zona y evitar el efecto que el veneno tendrá en nuestra piel.

Es recomendable que una vez hayamos sido picados por una medusa limpiemos la zona con agua salada. La misma del mar será adecuada. Simplemente nos echaremos agua sobre la zona sin frotar, para conseguir así un alivio y rebajar el efecto del veneno y los picores que se originan. Aunque si tenemos a mano suero fisiológico será la mejor alternativa, ya que con el agua del mar se pueden extender más las partículas venenosas. En ningún caso debemos utilizar para limpiar la zona agua dulce, ya que ésta hará que se expanda el veneno y la zona afectada sea mayor.

Para calmar la zona de la picadura utilizaremos unos hielos envueltos en un paño, ya que es necesaria la aplicación de frío para conseguir mermar el hinchazón provocado por el veneno y con ello hacer que la zona no esté tan irritada y nos pique mucho menos. Es importante que el hielo no roce la picadura y que tampoco frotemos con el hielo, ya que debe ser simplemente el paño el que esté en contacto con la piel, pues lo que necesitamos en frío.

No es nada aconsejable que apliquemos ni pomadas ni ningún tipo de ungüento en la zona afectada, ya que podemos empeorar el estado de la picadura y hacer que nos duela más o que se lleve a cabo una reacción adversa por parte de la piel que puede ser mucho peor.

En el caso de que el dolor de la picadura permanezca y no se alivie con el paso del tiempo, es necesario que utilicemos analgésicos suaves que nos ayuden a acabar con el hinchazón. Pero si el dolor es intenso y la picadura está muy marcada e incluso sangra, es muy recomendable acudir a urgencias para que un especialista analice el estado de la misma, ya que existen muchos grados de veneno y no todas las pieles responden de la misma manera a la picadura de una medusa.

Imagen | michael_reuter

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos