Compartir
Publicidad
Tres consejos para hacer helados más sanos y nueve recetas para probar en casa
Recetas Saludables

Tres consejos para hacer helados más sanos y nueve recetas para probar en casa

Publicidad
Publicidad

En verano es habitual el consumo de helados para refrescarnos y saciar los deseos de dulces, sin embargo, las alternativas comerciales no son una opción recomendable si buscamos cuidar la dieta y la salud. Por eso, dejamos X consejos para hacer helados más sanos en casa.

Lo primero: eliminar azúcares libres o añadidos

El azúcar esta presente en casi todos los helados, incluso en aquellos que parecen más sanos o en los más ligeros por no presentar grasas como es el caso de los sorbetes. Por eso, lo primero para lograr un helado más sano será eliminar los azúcares libres o añadidos.

Recordemos que hablamos de azúcares libres cuando nos referimos a aquellas fuentes de hidratos de fácil asimilación, ya sean añadidos industrialmente o bien, en casa y derivados de ingredientes naturales.

Entonces, evitaremos tanto el azúcar como tal como la glucosa, la fructosa, los zumos de frutas, los yogures saborizados que incluyen azúcares añadidos, la miel, los jarabes y siropes independientemente de su origen.

Heladoplatano

En su reemplazo podemos usar frutas con acentuado sabor dulce, pero las usaremos enteras para aprovechar toda su fibra también y así, buenas alternativas son el plátano, el mango, frutos rojos varios, uvas o similares.

Otra opción es acudir a stevia u otros edulcorantes, sin calorías y sin azúcares en su interior.

Helados sin grasas o con grasas de calidad

La mayor parte de los helados comerciales son también fuente de grasas saturadas derivadas de la leche, y aunque estas no serían las más perjudiciales, muchas opciones incluyen grasas trans o aceite de palma que deberíamos reducir en la dieta habitual si deseamos proteger la salud.

Así, si queremos más untuosidad y un helado más atractivo al paladar por poseer grasas, optaremos por ingredientes fuentes de grasas de calidad como pueden ser cacahuetes y crema de cacahuete, frutos secos en general o sus mantequillas, coco rallado, aceites vegetales y semillas.

Heladococo

Con estos ingredientes podemos reemplazar la nata o la mantequilla que muchos helados llevan en su interior y así no sólo mejorar la calidad de las grasas sino también, sumar otros buenos nutrientes para el organismo.

Otra alternativa es eliminar por completo las grasas de los helados si buscamos una opción más ligera, y así tendremos por ejemplo, un helado de fruta procesada únicamente o sorbetes sin azúcares añadidos.

Por último: sumar vitaminas, minerales, fibra y proteínas siempre que podamos

Para un helado más sano aun, no sólo debemos cuidar la calidad de sus grasas y evitar los azúcares libres, sino también, intentar que nuestra preparación posea la mayor variedad de vitaminas y minerales así como también, que incluya fibra y proteínas que brindan saciedad al organismo.

Por eso, siempre que nos sea posible podemos usar ingredientes ricos en proteínas como puede ser queso fresco, leche o yogur natural sin sabor ni azúcar añadido, o bien, mantequillas de anacardos o crema de cacahuete o almendras.

Con frutos secos y semillas o derivados de estos también sumaremos fibra, vitaminas y minerales que el cuerpo necesita, pero si queremos aun más buenos nutrientes para sumar a los helados podemos acudir a frutas frescas en su interior o toppings de ellas, así como de coco rallado, semillas y semejantes.

Polos

Recetas de helados sanos que puedes elaborar en casa

Con los tres consejos antes dados podrás lograr helados en casa mucho más sanos que las alternativas que encontramos en el mercado y aunque lo creas, se trata de preparaciones sencillas que todos podemos realizar sin mayores complicaciones.

Algunas recetas de helados sanos que puedes poner en práctica son:


Sorbete

Imagen | Directo al Paladar y Vitónica.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio