Compartir
Publicidad
Mejorar tu salud en verano: siete buenos hábitos que puedes adoptar hoy mismo
Wellness

Mejorar tu salud en verano: siete buenos hábitos que puedes adoptar hoy mismo

Publicidad
Publicidad

El verano es la época ideal para comenzar a cuidarnos, hacer ejercicio y aprender a mantener unos hábitos de vida saludables. Y es que llega el calor, los días son más largos, comienzan las jornadas de verano y las vacaciones, con lo que tenemos más tiempo. Ya no da tanta pereza ponerse la ropa de gimnasio o hacer deporte al aire libre. Además, con el calor comienza a apetecer la comida fresquita, las ensaladas y las frutas de verano.

Por eso, esta es una época estupenda para comenzar a mejorar nuestra salud, empezando hoy mismo. Te contamos siete buenos hábitos que podemos empezar a poner en práctica ya.

Desayunos saludables

Es el momento de comenzar a deshacernos de los desayunos con Cola-Cao, cereales, bollería y galletas. Es verdad que por las mañanas no solemos tener mucho tiempo, y este tipo de desayunos son rápidos. A veces queremos hacer desayunos más saludables, pero parece que implican dedicarle más tiempo.

Por eso, el verano es un gran momento para comenzar a hacerlos. Cuando nos demos cuenta serán parte de nuestra rutina y cada vez tardaremos menos tiempo en prepararlos. La diferencia de tiempo será mínima y el impacto en nuestra salud será máximo. Desde Vitónica os hemos ofrecido en otras ocasiones recetas de desayuno ideales para el verano. Es el momento de comenzar a ponerlas en práctica -y luego contarnos qué tal os ha ido -.

Más fruta y verdura

Caju Gomes 500579 Unsplash

En esta época del año comienza a aumentar la variedad de fruta, las fruterías se llenan de color y hasta en la playa nos ofrecen melón y coco fresquito. Este es el mejor momento del año para comenzar a comer más fruta y más verdura. De hecho, no es casualidad que en verano aumente el consumo de vegetales.

En verano, apetecen más las ensaladas que nos ayuden a aliviar el calor o consumir platos estrella como el salmorejo o el gazpacho. Las frutas y verduras nos ayudarán a mantenernos hidratados, pero no solo eso, sino que nos ayudan a reducir nuestro riesgo cardiovascular, a mejorar nuestra salud dental, a perder peso, a prevenir el asma y las alergias y un largo etc. de beneficios.

El agua

Jamie Street 534759 Unsplash

A veces en invierno se nos olvida que tenemos que mantenernos hidratados, pero en verano es difícil de ignorar la necesidad de consumir agua y lo hacemos con gusto. Una de las dudas habituales es, cuánta agua hay que beber al día y cómo llegar al consumo adecuado sin acabar aburridos de la botella de agua.

El consumo de agua adecuado depende del sexo, estado físico, edad y nivel de actividad de cada persona. Además, también influye el clima en el que vivan. Sin embargo, en adultos el consumo óptimo está alrededor de los 3,7 litros para los hombres y 2,7 para las mujeres.

Debido a nuestros hábitos puede costar llegar a consumir - no solo bebida, sino ingerida a través de alimentos - esa cantidad de agua. Por eso, el verano es un gran momento para sacar partido a las oportunidades que nos ofrece, como las siempre deliciosas limonadas. Además de ayudarnos a mantenernos hidratados, nos aporta vitamina C.

Deporte al aire libre

Una verdad innegable es que la idea de salir de debajo de la manta para ir a correr con lluvia, o al gimnasio con frío, no es la más apetecible del mundo. Sin embargo en verano, con el calorcito y las horas interminables de sol, apetece mucho salir a la calle y disfrutar del día.

Por eso el verano es un buen momento para comenzar a hacer deporte al aire libre. Desde salir a andar en bicicleta o a correr, pasando por los deportes en grupo, como salir a jugar al fútbol o al baloncesto. También podemos hacer uso de esas pistas de tenis al aire libre que encontramos en muchos polideportivos - e incluso gratuitas en algunas ciudades - o de los circuitos y aparatos que se encuentran en algunos parques.

Las opciones están ahí y ahora es la oportunidad de empezar a sacarles partido.

Elizeu Dias 520684 Unsplash

Cocinar

Este parece un hábito sencillo, pero no lo es. Con los ritmos de vida que muchas veces tenemos, cocinar es una de las últimas cosas que nos apetece hacer. Acabamos tirando de cosas precocinadas o sencillas, que suelen ser las menos aconsejables para nuestro organismo.

Por eso, ahora que tenemos un poco más de tiempo -e incluso de energía - es un buen momento para comenzar a cocinar, a probar a hacer recetas saludables y sencillas. Una vez adquirido el hábito, será mucho más sencillo seguir haciéndolo cuando no tengamos tanto tiempo.

Para comenzar, es buena idea aprender a cocinar una serie se sopas frías, que nos ofrezcan el aporte de hidratación, vegetales y verduras que necesitamos. Desde Vitónica os ofrecemos un menú semanal entero compuesto de sopas frías.

Otra de las opciones ideales es aprender a hacer helados saludables. Esto nos ayudará a no caer en tentaciones menos saludables fuera de casa y, al mismo tiempo, a no renunciar al placer de un buen helado. Hace poco os dimos la receta de siete helados deliciosos y saludables como el de cerezas o el de plátano y aguacate.

Protegernos del sol

Gonard Fluit 331565 Unsplash

Este hábito podría parecer necesario únicamente en el verano, pero no lo es. Nuestra piel, especialmente la de la cara, se ve afectada por los rayos solares todos los meses del año. Por eso, el verano es un buen momento para comprarnos una buena crema solar para el cuerpo y otra para la cara y no dejar de utilizar esta última en todo el año. O, al menos, recordar que nuestra piel debe estar protegida también en invierno.

Existen numerosas cremas solares especialmente indicadas para la piel de la cara. Si estas nos parecen demasiado pesadas -sobre todo si vamos a utilizar maquillaje - se venden bases de maquillaje, cremas hidratantes, pre-bases y BB creams con factor de protección.

Esta época del año es la mejor para aprovechar los beneficios del sol y la vitamina D que nos aporta, pero aprendiendo a hacerlo de forma segura.

Decir adiós al estrés

El sol en la piel, el mar, tumbarse en la hierba o incluso parar en una terraza a tomar algo y charlar con tus acompañantes. En verano nos sentimos más relajados y es que nos da muchas más oportunidades de descansar y disfrutar de las pequeñas cosas.

Podemos comenzar a pasar más tiempo con nuestros amigos, realizar ejercicio físico o aprender técnicas de relajación como el yoga -que también se puede hacer al aire libre e incluso en la playa-. Este es un gran momento para adoptar hábitos que nos ayuden a deshacernos del estrés diario y aprender a mantenerlos para el resto del año.

Imágenes | Unsplash
En Vitónica | 13 recetas saludables para un picnic de verano
En Vitónica | Cuánto puedes adelgazar de aquí a verano (sin dietas milagro y haciendo las cosas bien)

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio