Compartir
Publicidad
Por qué diciembre es el mes en el que más pasamos de cuidar nuestra salud
Wellness

Por qué diciembre es el mes en el que más pasamos de cuidar nuestra salud

Publicidad
Publicidad

Pasamos todo el año cuidándonos, yendo al gimnasio, vigilando nuestra alimentación e intentando evitar los excesos. Sin embargo, en algunos momentos del año, incluso aquellos más involucrados en cuidar su salud, flaquean un poco y sueltan un poco el control. En concreto, durante las vacaciones de verano y el mes de diciembre, todos tendemos a cuidarnos un poco menos.

Lo curioso del mes de diciembre es que, a pesar de que los días festivos son cuatro, más o menos, es casi todo el mes el que se ve afectado por este flaqueo en vez de únicamente esos días. Los motivos por los que esto ocurre son variados, pero es importante que los conozcamos y tengamos en cuenta en caso de que queramos ponerles remedio.

Necesidad de descansar

Rawpixel 460973 Unsplash

Una de las cosas que ocurre cuando intentamos mantener todo bajo un control estricto durante mucho tiempo es que, en algún momento, nuestra fuerza de voluntad se acaba. O, al menos, necesita un tiempo de descanso. Cuando llega diciembre empezamos a tener muchos más estímulos poco saludables a nuestro alrededor de lo habitual y existe cierta aceptación cultural en lo que a cuidarse menos y comer más se refiere.

Así que, no es de extrañar que este mes sea más fácil que, al final, nuestra fuerza de voluntad ceda y se tome un descanso. Para evitar que esto ocurra, es recomendable que durante el resto del año no mantengamos un control excesivamente estricto y restrictivo. Lo ideal es que adoptemos una dieta que no sea restrictiva, que nos resulte sencillo crear una adherencia a ella y mantenerla todo el año. Y que, de vez en cuando, nos permitamos un capricho sin castigarnos en exceso por ello.

Ya volveremos a cuidarnos en enero

Brooke Lark 469950 Unsplash

Uno de los propósitos de Año Nuevo que más habitualmente encontramos es el de empezar a cuidarnos - cuidarnos entendido como hacer deporte y comer mejor -. Pero no solo el de empezar, sino también el de volver.

Está perspectiva de que, haya pasado lo que haya pasado anteriormente, en enero volveremos renovados a entrenar y comer de manera saludable nos hace sentir que tenemos cierta cancha libre para cuidarnos menos en diciembre. "No pasa nada, el mes que viene vuelvo más fuerte". La realidad es que, efectivamente, no pasa nada por excedernos un poco más durante algunos días, pero debemos tener en cuenta que cuanto más nos salgamos del camino en diciembre, más nos costará retomar la costumbre en enero.

Por ello, si queremos evitarlo, es interesante que hagamos un balance de lo que hemos conseguido hasta ahora y lo que nos ha costado. También es importante recordar que podemos disfrutar durante los días festivos, comiendo de todo, pero sin llegar a excedernos y sin sacrificar el resto de los días del mes.

La influencia del ambiente

Rawpixel 754045 Unsplash 3

Muy relacionado con la motivación y, sobre todo, con el control de las tentaciones está el ambiente que rodea a las navidades. Algo que sabemos es que si no tenemos alimentos poco saludables delante de nosotros es mucho más sencillo que no nos los comamos. Con acudir al gimnasio o hacer ejercicio también ocurre que si no tenemos planes alternativos más tentadores es más sencillo que cumplamos.

Sin embargo, durante todo el mes de diciembre - y no solo en las fechas más señaladas - los planes alternativos interesantes y la comida poco saludable están por todas partes. Empiezan las cenas de empresa, las cenas de amigos y las cenas de familia. Pero no solo eso, tú vuelves a tu casa o son los demás los que vuelven a casa. El caso es que casi cada día hay gente con la que quedar, a la que ver, con la que ir a tomar algo y todas las tradiciones giran alrededor de la comida.

A nuestro alrededor la gente come más y "por un día no pasa nada" es una frase que se repite muy a menudo. El ambiente obesogénico es más obesogénico que nunca. Nuestra fuerza de voluntad se ve más retada que nunca y si tomamos decisiones más saludables casi nos vemos cuestionados por el ambiente. Una buena idea es intentar ir a entrenar menos rato del habitual y planificar todas las comidas de la semana que podamos.

De esta manera, seguiremos entrenando aunque sea menos tiempo y, si nos salimos de nuestra alimentación habitual en algún momento, al menos tendremos las comidas que hacemos en casa bien controladas. Además, si en casa mantenemos una rutina más o menos normal, nos será más sencillo hacerlo fuera. Por otro lado, si comemos bien en casa nos sentiremos más saciados y tendremos menos ganas de comer fuera y menos tentaciones.

Algunos consejos para hacer frente a diciembre

Alasdair Elmes 682868 Unsplash

Imágenes | Unsplash

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio