Compartir
Publicidad
Quieres comer sano y tu entorno te boicotea: así puedes hacerles frente
Dietas

Quieres comer sano y tu entorno te boicotea: así puedes hacerles frente

Publicidad
Publicidad

Hace bastante tiempo que estamos convencidos de la importancia de comer sano - no solo por nuestro peso, sino por nuestra salud - y ahora que ha llegado el nuevo curso por fin nos hemos decidido y nos hemos puesto como propósito comenzar a seguir una alimentación saludable.

Comienzas y todo va bien: te llevas un tupper con comida rica y sana al trabajo, de postre una fruta y para la cena en casa recetas ligeras y sencillas que te permitan comer bien sin dedicarle demasiado tiempo al volver de trabajo. Crees que lo tienes todo controlado, pero entonces empiezas a ver las señales de que todo a tu alrededor te está animando a comer alimentos mucho menos saludables.

En el trabajo tienen esa maquina expendedora con todas las chocolatinas que más te gustan, cuando vas a la compra todos los pasillos del supermercado huelen a bollería recién hecha y cuando quedas con amigos para tomar algo o cenar, los restaurantes parecen tener únicamente comida tentadora pero no demasiado saludable. Sabemos que estás tentado a renunciar a tu nueva alimentación saludable y para que no tengas que hacerlo te contamos algunos trucos que te ayudarán a evitar que el entorno te boicotee.

Hacer uso de tentempiés saludables

Hay horas del día en el que nos entra hambre, aunque no sea la hora de comer, y esas chocolatinas de la maquina que tenemos en el trabajo empieza a ser demasiado tentadora. O tal vez es la hora de la merienda, estamos con los niños en el parque y comprar algo rápido en la tienda de golosinas de al lado parece muy buena idea.

Para evitar caer en estas tentaciones es buena idea que contemos y planifiquemos la inclusión de tentempiés o snacks saludables en nuestra alimentación diaria. Para ello podemos llevarnos algunos frutos secos, fruta o incluso alguna receta que hayamos realizado nosotros de antemano como galletas de semillas o chips de banana. De esta semana nos sentiremos saciados y evitaremos la tentación.

Revisar las cartas de los restaurantes

Kelsey Chance 575535 Unsplash

Comer sano no implica necesariamente comer siempre en casa o renunciar a tener una vida social activa. Una buena idea para no encontrarnos con un menú que no nos permita elegir comida saludable es la de revisar primero las cartas de los restaurantes a los que estamos planeando ir y elegir en base a su oferta.

En cualquier caso, si en una comida concreta no podemos comer de manera tan saludable como quisiéramos no pasa nada. Siempre podemos intentar que esto sea un hecho aislado y comer saludable el resto de comidas del día y de la semana.

Evitar las bebidas poco saludables

Esta puede ser una de las pautas más difíciles de seguir. Las reuniones sociales están muy arraigadas alrededor del alcohol o de las bebidas poco saludables como las azucaradas y casi te miran raro cuando pides agua.

Sin embargo, sabemos que no hay dosis segura de alcohol y que las bebidas azucaradas están muy relacionadas con los índices de obesidad y otros problemas de salud. Por ello, intentar consumir bebidas saludables y, sobre todo, agua es siempre nuestra mejor opción. Para ello, podemos pedir agua con limón, agua con gas,tés, llevar nuestro propio botellín de agua o aprovechar que algunas comunidades autónomas obligan a los restaurantes a servir agua del grifo gratuitamente.

Llevar nuestra propia comida

Monika Grabkowska 648019 Unsplash

Puede parecer una opción extrema - y no siempre es necesario llegar a ella - pero nadie debería poder juzgarnos por intentar cuidar nuestra salud. En los casos en los que vamos al cine, a parques de atracciones, a fiestas de cumpleaños o incluso a comer a casa de amigos o familiares puede ser muy difícil evitar la comida no saludable o encontrar una oferta variada de comida sana.

Por ello, si no queremos alejarnos en ese momento de nuestra alimentación saludable, puede ser buena idea avisar de que vamos a llevar nuestra propia comida, snacks propios, etc. En cualquier caso, si elegimos comer allí lo que encontremos no pasa nada, podemos intentar elegir lo que menos fritos, grasas y salsas contenga y volver a nuestra alimentación saludable el resto del día y semana.

Imágenes | Unsplash

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio