Compartir
Publicidad
Siete buenos recursos para reducir el estrés en este nuevo año
Wellness

Siete buenos recursos para reducir el estrés en este nuevo año

Publicidad
Publicidad

No suelo hacerme propósitos ningún año, pero este sí que he hecho una pequeña lista de cosas que quiero conseguir este nuevo año. La meta es cero alcohol en 2019, menos bebidas azucaradas, cuántos menos ultraprocesados mejor y, sobre todo, seguir haciendo las cosas que ya sé que me hacen bien. Esto implica también hacer cosas que me ayuden a controlar los niveles de ansiedad y estrés que se me suelen disparar en algunos momentos.

Muchos de nosotros sufrimos de tendencia a padecer picos de estrés o incluso ansiedad y conseguir reducirlos y tener el mayor bienestar posible es el mayor propósito de 2019. A veces no sabemos por dónde empezar para conseguirlo o nos dejamos llevar por la vida. Pero este 2019 conseguiremos reducir nuestros niveles de estrés gracias a estos siete sencillos trucos.

Obtener ayuda profesional

Helloquence 51716 Unsplash

Este es el consejo que solemos dejar como última opción y, sin . embargo, debería ser la primera. Cuando las situaciones de estrés nos superan o sufrimos de ansiedad, lo mejor que podemos hacer es acudir a la consulta de un psicólogo especializado en estos trastornos y a nuestro médico de cabecera.

Los profesionales de la salud mental no solo nos ayudarán a reconocer cuáles son las actitudes y pensamientos poco adaptativos que nos están llevando a sufrir estrés o ansiedad, sino que nos darán herramientas para sobrellevarlo. Además, nos ofrecerán nuevas estrategias más adaptativas y eficaces que sustituyan a las poco eficientes.

Hacer ejercicio físico

Bruce Mars 558730 Unsplash

Hacer más deporte suele ser uno de esos propósitos que nos ponemos todos los años. Sin embargo, este año en vez de ser un propósito por sí mismo, puede ser la herramienta que utilicemos para deshacernos del estrés durante todo el 2019. Podemos elegir ir al gimnasio o no, podemos salir a correr, apuntarnos a una clase colectiva o incluso acudir a clases de baile. Las opciones son muy variadas.

Lo que todas tienen en común es que son un estupendo remedio para reducir los niveles de estrés o de ansiedad. Entre otras cosas, el ejercicio físico controla la producción de cortisol y regula los mecanismos inhibidores del hipocampo ventral. De esta manera se reducen y mantienen bajo control tanto el estrés como ansiedad.

2019, el año en el que aprendimos a respirar

Darius Bashar 560082 Unsplash

Todos sabemos respirar los suficientemente bien como para sobrevivir, pero muchos de nosotros no tenemos ni idea de cómo respirar de manera correcta. Mucho menos de cómo respirar de manera que nos ayude a mantenernos relajados y libres de estrés y ansiedad. Es más, en muchos casos no tenemos ni idea de que la respiración puede ser nuestra mejor arma contra el estrés.

Las respiraciones superficiales y agitadas pueden mandar a nuestro cerebro la señal de que estamos en peligro y, por tanto, desencadenar una respuesta desproporcionada o poco apropiada para la realidad, lo que nos genere ansiedad. Por ello, es recomendable que aprendamos a hacer respiraciones diafragmáticas, relajadas y profundas. De esta manera nuestro cerebro recibirá una señal de relajación y tranquilidad que afectará a todo nuestro cuerpo.

Sacar provecho de la tecnología

Rawpixel 570905 Unsplash

La tecnología puede facilitarnos la vida, aunque también puede ser fuente de mayor estrés. Por ello, está en nuestra mano utilizarla para nuestro beneficio y sacarle el mejor provecho posible. Existen en el mercado una serie de aplicaciones que pueden ayudarnos a deshacernos del estrés de manera relativamente sencilla.

Entre ellos podemos encontrar sonidos relajantes como los de la lluvia o las olas del mar. Otras opciones son los diarios de ansiedad donde registrar nuestros motivos de preocupación o registros del sueño. También podemos encontrar wearables que analizan nuestros niveles de estrés y nos ayudan a controlarlos. La tecnología puede ser nuestra mejor aliada este año.

Técnicas de relajación

Form 679326 Unsplash

A veces nuestro cuerpo nos está mandando señales claras de estrés y nosotros no somos capaces de reconocerlas. Una mandíbula demasiado apretada, puños cerrados sin que nos demos cuenta, dolor de espalda y rigidez, dolores de cabeza muy continuos y un largo, etc. Estas señales se pueden dar y nosotros tendemos a no ser conscientes de ellas.

En parte se debe a que no reconocemos bien las diferencias entre un cuerpo relajado y un cuerpo en tensión. Por ello, es muy importante que aprendamos técnicas de relajación como la de Jacobson. Esta técnica no solo nos enseña a relajar nuestro cuerpo por partes, sino que nos ayuda a reconocer las diferencias entre un grupo muscular tenso y uno relajado. Así, cuando la dominemos seremos capaces de reconocer cuándo estamos tensos y sabremos cómo relajarnos de manera sencilla. Si nuestro cuerpo se relaja nuestro cerebro también lo hará.

Besar tanto cómo podamos

Esta es, casi sin duda, una de mis técnicas favoritas. No solo es efectiva, sino que es muy agradable, para qué nos vamos a engañar. Si tenemos pareja, el simple hecho de aumentar la frecuencia con la que la besamos nos ayuda a reducir la sensación de estrés, además de mejorar nuestra satisfacción para con la relación.

No solo eso, sino que mandarnos mensajes texto con nuestra pareja o un ser querido también parece ayudar a reducir los niveles de estrés. El truco, básicamente, está en querernos y sobre todo en demostrarnos que nos queremos. Gracias a eso los síntomas de estrés parecen verse reducidos.

Adoptar una mascota

Lydia Torrey 563689 Unsplash

Si todavía no tenéis una mascota, o si estáis pensando en adoptar una, 2019 puede ser un año estupendo para hacerlo. Al amor incondicional que se tiene - y se recibe - con la presencia de una mascota en casa, se le unen ventajas como la reducción del estrés.

Tener una mascota puede ayudar a reducir los niveles de oxitocina además de reducir la presión cardiovascular. Dedicar un tiempo a jugar con nuestras mascotas, sacarlos a pasear o simplemente acariciarlas y quererlas puede ayudar a reducir los niveles de estrés que tenemos.

Imágenes | Unsplash

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio