Publicidad

"La fuerza de voluntad es una mentira como una catedral: todo depende de tu contexto": hablamos con Virginia Gómez (Dietista Enfurecida) sobre su nuevo libro
Dietas

"La fuerza de voluntad es una mentira como una catedral: todo depende de tu contexto": hablamos con Virginia Gómez (Dietista Enfurecida) sobre su nuevo libro

Publicidad

Publicidad

Ni aburridas listas de alimentos que debes y no debes consumir, ni reglas imposibles de seguir a la hora de llevar una alimentación sana y equilibrada. Nada de eso es lo que encontrarás en Diestista Enfurecida: claves sobre la alimentación para que no te dejes engañar, el primer libro de Virginia Gómez (a.k.a. Dietista enfurecida en las redes) que llega para dejar claros los conceptos básicos de nutrición con mucho humor y su toque personal de "enfurecimiento".

Con motivo de la presentación de su libro, hemos podido hablar con Virginia sobre distintas claves de una nutrición saludable, sobre divulgación, su experiencia en consulta y, para terminar, unos consejos básicos para llevar una vida más saludable.

"La fuerza de voluntad es una mentira como una catedral"

Uno de los capítulos que más nos han gustado del nuevo libro de Virginia (y ella nos ha confesado que es su favorito) es el que habla de la fuerza de voluntad cuando intentamos seguir una dieta o un plan de alimentación saludable. Dentro de este capítulo Virginia nos explica cómo seguir unas pautas de alimentación no es solo cuestión de levantarnos un día de la cama y pensar "venga, manos a la obra, a partir de hoy voy a comer mejor"; sino que hay otros factores personales muy importantes que entran en juego como nuestro nivel socioeconómico o nuestro nivel cultural.

"En este sentido, ser conscientes de nuestras propias limitaciones es básico para saber qué podemos hacer y hasta dónde podemos llegar. Muchas veces nos ponemos la excusa de que 'no tenemos tiempo' para cocinar o para hacer ejercicio, pero es que hay gente que realmente no dispone de ese tiempo para hacerlo. Además, cada uno tenemos nuestras propias motivaciones a la hora de cuidarnos: desde mejorar nuestra salud hasta vernos mejor físicamente, y todas son respetables".

En este capítulo del libro, Virginia contrapone la vida de una influencer, que en este caso dispone de todo el tiempo del mundo para dedicarse a cuidar de su cuerpo y de su salud, con la de una empleada de hogar, con un trabajo físico exigente, que trabaja a una hora de su casa y que, al llegar a su vivienda, lo último que le apetece es ponerse a cocinar súper alimentos saludables.

No siempre depende todo de nuestra fuerza de voluntad o de lo mucho que lo deseemos: nuestro contexto también cuenta.

Las redes sociales y la nutrición: comer sano está de moda

redes-sociales-nutricion

Al hilo del capítulo en el que Virginia nos habla de la vida de la influencer, no podemos perder la oportunidad de preguntarle cuál es la situación con la alimentación y las redes sociales.

"Lo bueno es que ahora mismo los profesionales de la nutrición tenemos una gran capacidad de influencia a través de las redes sociales: de esta forma, podemos llevar a conocimiento de la población general los buenos hábitos alimenticios. Además, ocurre algo que no pasaba cuando yo era más joven: ¡comer sano está de moda! Son muchos los jóvenes que se interesan por la comida saludable a través de las redes sociales y que se preocupan por cuidar su alimentación. ¡A mí a los 18 años estas cosas ni se me pasaban por la cabeza! Por ese lado, las redes sociales son muy positivas".

También le preguntamos por el papel del dietista-nutricionista a la hora de divulgar y de trabajar con pacientes: "el dietista-nutricionista es el profesional sanitario de referencia en cuanto a alimentación y dietas. Está claro que divulgar conceptos básicos de nutrición lo puede hacer todo el mundo, y es muy positivo, pero por un lado está la teoría y por otro la práctica: un nutricionista sabe cómo tiene que adaptar esa teoría a las necesidades de cada paciente".

Un buen ejemplo se da cuando hablamos de diferentes dietas o modos de alimentación que se ponen de moda periódicamente: "yo puedo saber que una dieta paleo, correctamente pautada, es perfectamente válida; pero tengo que adaptarla a las necesidades de cada paciente. Es posible que al paciente que tengo delante esta sea una dieta que no le vaya a ir bien por sus circunstancias personales".

Calorías, cheat meals y otras cosas que solemos hacer mal en nutrición

cheat-meal

Aprovechamos nuestra conversación con Virginia para saber un poco más sobre los conocimientos de la población general en cuanto a nutrición: ¿qué es lo que la gente tiene menos claro si hablamos de alimentación? "Creo que una de las cosas que más cuesta aclarar a los pacientes es que un alimento puede ser saludable y calórico a la vez, como ocurre con los frutos secos, es algo que cuesta asimilar. También que, por el hecho de que sean sanos, no quiere decir que puedas ponerte hasta arriba de ellos, porque las calorías son las que son. Lo mismo ocurre a la inversa: cuesta asimilar que un producto que tenga pocas calorías pueda ser insano, como es el caso de los refrescos light".

El cheat meal o comida trampa es otro de los conceptos que sale a relucir en nuestra conversación: "por un lado está la gente que cree que no necesita una comida trampa a la semana, y te toca convencerles de que sí que la van a necesitar, sobre todo porque tenemos una vida social compleja y va a haber momentos en los que te veas obligado a salirte de la dieta pautada. Si tienes tu cheat meal, pues haces ahí tu comida trampa y se acabó: sin remordimientos ni culpas.

En el extremo opuesto están los que comienzan a hacer una cheat meal y acaban haciendo una cheat week o un cheat month, ¡a lo loco! Es complicado parar una vez que empiezas si no lo tienes pautado y controlado".

Tres consejos para llevar una vida saludable

frutas-verduras

Por último, le pedimos a Virginia que nos dé sus tres consejos de cabecera para llevar una vida saludable:

  • No comer mal: "ojo, porque es diferente a 'comer bien'. Con 'no comer mal' me refiero a eliminar aquellos productos que no deberían formar parte de nuestra dieta habitual, como los ultraprocesados. Ese es un buen punto de partida. Una vez tengamos esto controlado, ya podremos centrarnos en 'comer bien' ".
  • Que la base de tu alimentación sean las frutas, las verduras y las legumbres: "y esto aplica para cualquier tipo de alimentación que llevemos, ya sea vegetariana u omnívora. Para llevar una dieta saludable, tu base debería ser esa: después ya veremos cuánto pescado o cuánta carne vas metiendo en tu dieta, si es que lo haces".
  • Practica ejercicios de fuerza: "sé que es un consejo que no es de alimentación, pero creo que es muy importante que le prestemos mucha atención. Tener una buena masa muscular es uno de los mejores predictores de salud que podemos encontrar. Más allá de los típicos ejercicios de cardio, también a la hora de adelgazar, los ejercicios de fuerza son primordiales".

El libro Dietista Enfurecida: claves sobre alimentación para que no te dejes engañar está disponible en formato físico con tapa blanda a un precio de 16,10 euros, y en formato Kindle a un precio de 8,54 euros, ambos en Amazon.

Dietista enfurecida: Claves sobre alimentación para que no te dejes engañar (Salud y Bienestar)

Dietista enfurecida: Claves sobre alimentación para que no te dejes engañar (Salud y Bienestar)

Dietista enfurecida: Claves sobre alimentación para que no te dejes engañar

Dietista enfurecida: Claves sobre alimentación para que no te dejes engañar

En Vitónica | Vegetarianos concienciados, de Lucía Martínez. Un manual práctico para llevar una dieta vegetariana y saludable

Imágenes | Juan Miguel Ponce, iStock

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios